Menú Buscar
Marta Rovira y Oriol Junqueras durante una rueda de prensa / CG

Junqueras prefiere a Rovira antes que a Puigdemont como presidenta de la Generalitat

El líder de ERC y 'exvicepresident' admite como único "error" del 'procés' haber sido "ingenuos" y no haber previsto la respuesta del Gobierno

6 min

El líder de ERC y exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha elogiado a la secretaria general de ERC y número dos de la candidatura republicana de cara al 21D, Marta Rovira, y la ha señalado como posible presidenta la Generalitat si su partido gana las elecciones: "Va siendo hora de que en este país una mujer esté al frente, una mujer que no se rinde, con una determinación y un convencimiento inigualables, sensata y audaz a la vez, tozuda y obstinada pero también dialogante y pactista. Todos a su lado, no la dejemos nunca sola. República tiene nombre de mujer".

Así lo ha indicado en una carta dirigida a la militancia desde la cárcel de Estremera (Madrid), en la que añade que su "candidato también es" Puigdemont, pese a que ambas formaciones --ERC y el PDeCAT-- se enfrentarán en listas separadas. "Tenemos que estar [en las elecciones del 21D] y ganarlas. Y hay que decir alto y claro que, en estas elecciones, nuestro candidato también es el presidente legítimo, Carles Puigdemont, y el conjunto del Govern, todos y cada uno de los consejeros, tanto los que están en Bruselas como los que estamos en la prisión", explica. Aunque matiza que "no es fácil estar en la prisión" y que "la lejanía y la reclusión son difíciles de gestionar".

La corrupción "en las filas soberanistas"

Junqueras ha insistido en la importancia de las autonómicas de diciembre y ha animado al independentismo a "garantizar que el PP y el PSC no consigan su objetivo". "Con nuestro voto rechacemos la represión, validemos nuestras convicciones y objetivos, y hagamos que las instituciones que han querido destruir sean más fuertes y legítimas", ha añadido. En ese sentido, ha hecho un llamamiento a los independentistas a "obviar toda pelea" y a "no participar en polémicas que sólo desgastan", porque es una "irresponsabilidad que distrae" del objetivo "imprescindible", que es que "todos los demócratas den un paso adelante y llenen las urnas de dignidad y esperanza".

Pero también ha hecho hincapié en que ERC "nunca ha metido la mano en la caja", en contraste con la "industria de la corrupción que hoy es el PP" y pese a que "la corrupción en Cataluña también ha hecho daño en las filas soberanistas", en referencia --sin citarlos-- al PDeCAT --antes CDC--, con la sentencia sobre el caso Palau de la Música pendiente de producirse.

"Tejer complicidades" con los comunes

El exvicepresidente autonómico ha apostado por ampliar la base social del secesionismo: "Siempre he dicho que nos tenemos que parecer a la sociedad que queremos representar. El recorrido que hemos hecho ha sido extraordinario y a lo largo de esta legislatura hemos conseguido sumar nuevas complicidades, nuevos aliados no necesariamente independentistas pero sí inequívocamente demócratas".

Ahora, a su juicio, hay que "tejer complicidades con aquellos que, desgraciadamente, equiparan" la proclamación de la "República" catalana con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, "por dolorosa e incomprensible que a veces nos resulte su actitud". "Es igual. La mano la hemos de tener tendida. Siempre nos hace falta saber que nosotros somos un solo pueblo en toda su diversidad, que no importa de dónde venimos sino adónde queremos ir", ha remarcado.

El único "error", la respuesta del Gobierno

Junqueras ha admitido "errores" en la hoja de ruta del procés, pero todos ellos atribuibles al Gobierno central y a la UE, y en ningún caso ha reconocido que haya habido falsedades en el relato independentista. "Ciertamente, también se han cometido errores. Sí. Ingenuos, creímos que el Estado nunca se atrevería a aplicar estos niveles de represión. O que la UE no permitiría que el Gobierno del PP, en nombre de la unidad de España, tolerase tantos golpes contra la ciudadanía y las instituciones catalanas", ha indicado en el texto, publicado por el diario Ara.

En cualquier caso, se ha mostrado "muy orgulloso de todo el trabajo hecho". "Hemos dado pasos de gigante y hemos puesto Cataluña en el mapa de Europa y del mundo. También es verdad que solo esto es insuficiente y que no hemos culminado el trabajo. Pero el primer paso para ser reconocidos es que se conozca nuestra realidad. Y, en esta cuestión, hemos conseguido un éxito brillante. También en el de la autoafirmación y, además, de la visualización de un Estado posfranquista dominado por las élites de siempre", ha señalado.