Menú Buscar
El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo en el Congreso.

Jorge Fernández avisa de una violencia antisistema “crónica” en Barcelona

El ministro de Interior en funciones acusa a CDC y PSC de abrazar la radicalidad y la desobediencia al Tribunal Constitucional

María Jesús Cañizares
4 min

El ministro en funciones de Interior y cabeza de lista del PP por Barcelona, Jorge Fernández, ha acusado a CDC y PSC de entregarse a los radicales y ha advertido de que la imagen de Barcelona como capital de los antisistema “puede cronificarse”. Fernández ha participado en un almuerzo-coloquio organizado por el Círculo Ecuestre. “La demagogia es atractiva y da titulares, pero no crea empleo”, ha dicho.

Aunque no se sabe qué pasará a partir de las elecciones generales del 26J, Fernández ha asegurado taxativamente que habrá acuerdo “sí o sí” y, en la línea de lo manifestado por el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en las recientes jornadas del Círculo de Economía, “no habrá terceras elecciones”. Al respecto, ha instado al resto de formaciones políticas a aparcar sus intereses partidistas y trabajar por el bien común porque “que haya cohabitación es normal y tiene que comenzar a serlo en España”, de ahí su defensa de la cultura de la coalición.

Por ello, ha instado al PSOE a trabajar en la línea de la socialdemocracia europea. Por el contrario, ha expresado su preocupación que los socialistas se alineen con la izquierda más radical en la manifestación que tuvo lugar ayer en Barcelona a favor de desobedecer las resoluciones del Tribunal Constitucional que invalidan leyes sociales catalanas. Ha criticado, en concreto, la presencia del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y del líder municipal, Jaume Colboni, recién incorporado al gobierno municipal del Ayuntamiento de Barcelona. Se manifestaron, ha añadido, “junto a la CUP y todo el espectro que representa el independentismo”.

Ocupar la centralidad

Respecto a la situación en Cataluña, el cabeza de lista por Barcelona ha dicho que el PP se presenta como formación de centro. “España sin Cataluña no sería España, sería otra cosa. Aspiramos a sea el punto de encuentro de los que apuestan por la moderación y por un modelo de concordia pactado entre todos”.

Asimismo, ha abogado por un modelo liberal que conjugue el modelo público y privado. “La defensa de la libertad se extiende a muchos ámbitos, incluida la educación”, ha explicado, tras denunciar el “ataque” del Gobierno valenciano hacia las escuelas concertadas, lo que a su juicio supone una vulneración de la libertad de elección de centros.

La seguridad también tiene como misión garantizar la libertad. Al respecto, ha aludido a los incidentes ocurridos en el barrio de Gràcia, que ha convertido  Barcelona en la “capital del vandalismo”. Ha advertido a la alcaldesa Ada Colau que “quien siembra vientos recoge tempestades, cuestionar constantemente la ley provoca que luego se tengan dificultades para hacerla cumplir”. No obstante, ha defendido la actuación de los Mossos d'Esquadra y ha recordado la "espléndida" labor de la Policía Nacional.

Otegi en el Parlamento catalán

“Lo más sorprendente es que el populismo haya sido abrazado por formaciones clásicas como CDC, que le ha puesto una alfombra roja a alguien como Otegi –en alusión a la visita del líder abertzale al Parlamento catalán--, o que los presupuestos catalanes dependan de los radicales de la CUP. La Generalitat es demasiado serio como para depender de un grupo que se define como antisistema, anticapitalista y radical”. Fernández se ha preguntado si la nueva CDC “es pagar el alquiler a los okupas”. Ha avisado de que esa situación “se puede cronificar” en Barcelona, por lo que “la autoridad debe ser ejercida, con proporcionalidad, pero no puede ser que, en lugar de eso, se pague la fiesta“ a los okupas.

Por ello, “mientras algunos han abandonado la centralidad, nosotros estamos aquí para ocuparla”.