Menú Buscar
El arzobispo de Barcelona y máximo representante 'de facto' de la Iglesia catalana, Juan José Omella / EFE

La Iglesia catalana pide rebajar la tensión y crear "un serio camino de diálogo"

La institución religiosa defiende que el fallo del Tribunal Supremo debe ser respetado porque emana del "poder judicial de un Estado de derecho"

14.10.2019 11:42 h.
3 min

La Iglesia catalana pide que se rebaje la tensión que se ha ido acumulando desde 2017 como receta para solucionar el conflicto catalán una vez conocida la sentencia condenatoria a los líderes del procés. Por ello, piden "retornar al único camino posible: un serio camino de diálogo entre los gobiernos español y catalán que permita ir encontrando una solución política adecuada". 

El comunicado de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) pide que se respete el fallo judicial, una decisión que emana "del poder judicial de un Estado de derecho", así como también las disposiciones judiciales "eventuales que puedan venir de los tribunales europeos". 

"Pena en el corazón"

La Iglesia en Cataluña también ha querido estar junto a los líderes independentistas condenados y ha querido enviar su apoyo a los allegados: "La prisión preventiva ha durado casi dos años, y la hemos vivido con pena en el corazón por lo que suponía para los presos y para sus familias y amigos". 

También ha enmarcado el juicio llevado a cabo en el Tribunal Supremo en un "estado de cosas" vividas durante los últimos dos años en los que la situación social y política en Cataluña ha sido compleja, con dificultad para entrever soluciones.

Soluciones

La institución religiosa niega que Cataluña sea una sociedad violenta. Eso sí, lamentan que la calidad de la convivencia en la región se haya marchitado y haya empeorado en los últimos años como consecuencia del enfriamiento, la ignorancia y el menosprecio. 

La Iglesia catalana ya se había expresado con anterioridad en esta cuestión e incluso algunos obispos han participado de forma activa en concentraciones y reivindicaciones independentistas. Por ejemplo, el obispo de Solsona, Xavier Novell, ha protagonizado más de una polémica por poner la institución al servicio de la independencia