Menú Buscar
El exconsejero de Justicia Germà Gordó, el expresidente de la Generalitat Artur Mas y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

Gordó conocía los contactos de Antifraude con Madrid

El presidente de la Generalitat y su entonces consejero de Justicia tenían información sobre las relaciones de De Alfonso con el Gobierno de Rajoy

Redacción
4 min

Germà Gordó conocía la existencia de contactos entre Daniel de Alfonso y otras instituciones y gobiernos. El consejero de Justicia de la Generalitat en 2014 era el designado por el presidente catalán para hacer de enlace con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña. De los encuentros con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que han dado lugar al escándalo de las grabaciones, también se hallaba informado. Sólo ambos políticos y De Alfonso, no obstante, conocen el nivel de detalle que se trasladó en su día y entre ellos del alcance de las reuniones.

Fuentes de la OAC consultadas por este medio señalan que su director tenía por costumbre informar a Gordó de manera pormenorizada sobre las investigaciones en curso, así como de las principales directrices en la política anticorrupción. Así lo corroboró también el propio exconsejero en un comunicado emitido tras conocerse las conversaciones. “En todo momento informé al Presidente del contenido de las reuniones mantenidas en el desarrollo de la función que tenía encargada”, señala.

Avalador de Gordó ante el PP

De hecho, esa buena relación se evidencia en las conversaciones conocidas. Gordó aparece avalado por De Alfonso ante el ministro como el político catalán que podía enderezar el rumbo independentista de CDC y restablecer las relaciones con el Gobierno del PP. El apoyo del director de la OAC a la figura del exgerente de Convergència demuestra el alto grado de complicidad existente entre ambos.

Asimismo, en la primera reacción pública de Artur Mas, el líder nacionalista arremete contra el ministro y las palabras que pronuncia en las conversaciones grabadas, pero pasa de perfil ante el otro protagonista de la reunión. Fue su Gobierno quien aprobó la llegada del magistrado a la cúpula de la OAC tras seis meses con el cargo vacante por el fallecimiento súbito de su anterior ocupante, David Martínez Madero.

Peticiones sobre consistorios investigados

Durante el mandato de Mas y Gordó, según las mismas fuentes, la Generalitat no se habría inmiscuido en las investigaciones realizadas por la OAC, aunque sí habría solicitado información puntual sobre asuntos que afectaban a ayuntamientos gobernados por su partido.

La actuación de la OAC que más ha afectado a la reputación de CDC durante los últimos tiempos tuvo que ver con la denuncia realizada por la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola sobre la familia del expresidente catalán. Desde la oficina, que no era competente en la materia, se orientó sin embargo a la denunciante para que realizara las mismas manifestaciones ante otras instancias y se facilitó la información recopilada durante las primeras pesquisas.

Victoria Álvarez ha aprovechado el escándalo para volver a criticar los procedimientos de Antifraude y a su cúpula directiva. Sin embargo, aquella denuncia sobre la existencia de fondos ocultos en Andorra en poder de la familia fue la llama que dio lugar a la confesión de Jordi Pujol y a la apertura de los procesos judiciales sobre el entorno familiar.