Menú Buscar
Un hombre vota en una urna en las elecciones del 26M / EFE

El Gobierno atribuye a Scytl los errores en la web de las municipales

El Ministerio del Interior admite "descuadres" en los resultados del 26M y ordena a la empresa encargada de su consolidación y distribución que los corrija de inmediato

29.05.2019 20:15 h.
5 min

El Ministerio del Interior ha admitido la existencia de "descuadres" en la web oficial que recoge el recuento provisional de los votos de las elecciones municipales de este domingo y ha atribuido estos errores a la empresa adjudicataria de la gestión de los resultados, una UTE de Scytl y Vector.

El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha asegurado que la fiabilidad del escrutinio final del 26M está garantizada y que los fallos no afectan al reparto de concejales pero ha ordenado a la compañía responsable de la web que los corrija de inmediato.

Numerosas irregularidades

El Gobierno se ha visto obligado a dar explicaciones sobre los resultados publicados en la web oficial del ministerio después de que en los últimos días saltase la alarma ante las numerosas irregularidades detectadas.

Entre estas destacan un baile de votos y concejales mal asignados, sufragios desaparecidos, incidencias en la retransmisión de los datos, así como la paralización de la composición de las diputaciones y del recuento de los cabildos insulares canarios.

La web desestimó los votos no "útiles"

El Ministerio del Interior ha explicado que los errores se deben al diseño de la web y a la traslación de los datos provisionales por parte de Scytl. Así, en la web solo reflejaron los votos "útiles" y se ignoraron los que no se traducían en concejalías. Esto generó un descuadre entre los votos emitidos y escrutados y los votos publicados.

"El recuento es perfecto, lo que ha generado problemas es la publicación de los datos por el volcado de los mismos en la web de los resultados provisionales. En el total de España, hay miles de votos que aparentemente no están y, al hacer las cuentas, sobre la base de lo que publica la web, aparentemente faltan y crean confusión sobre el escrutinio y los resultados", insiste un portavoz del Gobierno.

Nueva web

Scytl prepara una nueva versión de la web, que incluirá la suma total de votos emitidos, y que tenía prevista su activación este mismo miércoles. El ministerio también ha instado a Scytl a realizar una proyección sobre la composición de las diputaciones en el menor plazo posible.

En todo caso, desde el ejecutivo recuerdan que el recuento definitivo comienza este miércoles y finaliza el sábado, y corre a cargo de las juntas electorales. Será entonces cuando se lleve a cabo la proclamación de los resultados definitivos del 26M.

Crónica de un fracaso anunciado

Sin embargo, el Gobierno ha evitado entrar a valorar la cadena de incidencias que arrastraba la preparación de la cita electoral por parte Scytl. Tres semanas antes del 26M, el proceso de formación de los 25.000 representantes de la administración encargados de recoger y transmitir los resultados al centro de datos de la empresa fue un caos. En algunas provincias se suspendieron los cursos por falta de formadores. En otras, estos no tenían la capacitación mínima necesaria.

Dos semanas antes del 26M, se realizó un simulacro de transmisión de datos --a través de tablets y de móviles-- que también terminó en fracaso, pues se registró una caída del sistema. Los fallos volvieron a repetirse en la última prueba, reaizada una semana antes de la cita electoral. Esto supuso que 24 y 48 horas antes del 26M, Scytl seguía realizando comprobaciones de la transmisión de datos. Y la propia noche electoral los primeros datos de las municipales empezaron a conocerse con casi una hora de retraso.

El precio de primar lo económico a lo técnico

Expertos consultados por Crónica Global apuntan que el Ministerio del Interior no debería haber primado los criterios económicos sobre los técnicos en la adjudicación del contrato para la consolidación, procesado y distribución de los resultados provisionales.

Lo cierto es que Scytl ganó el concurso para el 26M con una oferta de 8,7 millones de euros, dos menos que la propuesta de Indra, empresa que habitualmente se encargaba de la gestión electoral sin registrar incidencias relevantes.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información