Menú Buscar
Toni Comín, junto a las también exconsejeras Clara Ponsatí y Meritxell Serret en Bruselas / EFE

La Fiscalía de Bruselas examina las euroórdenes de detención de Comín, Serret y Puig

Fuentes del Ministerio Público belga estudian si hacer efectiva la euroorden para proceder a la detención de los tres exconsejeros fugados

3 min

La Fiscalía de Bruselas decidirá este lunes cómo actuar para hacer efectiva, o no, la euroorden de detención de los tres exconsejeros de la Generalitat de Catalunya, Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, que se encuentran fugados en Bélgica. 

Fuentes del Ministerio Público de la capital belga están examinando la euroorden que recibieron el pasado sábado en la que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que investiga los hechos relacionados con el 'procés' reactivaba la búsqueda y captura de los políticos. Desde Bélgica no descartan que se contacte a lo largo de este lunes con los abogados de los exconsejeros para que acudan a la Fiscalía belga.

24 horas

Por el momento, se desconoce cuál será la decisión final de la Fiscalía, pero en caso de seguir el mismo proceso de reactivación de la euroorden, se designaría un juez de instrucción que, en un plazo de 24 horas, decidiría si la orden de detención es conforme con la ley belga o si haya alguna causa que rechace la petición. 

Desde Bélgica se espera que las defensas de los exconsejeros no acepten la extradición ante el juez de instrucción, por lo que el proceso pasará a la Cámara del Consejo donde el juez tendrá un plazo de 15 días para determinar si la orden es ejecutable o no. En caso de ser aceptada, los exconsejeros deberían regresar a España en un período de 10 días, algo que podría alargarse hasta dos meses si los extraditados se niegan. 

La euroorden fue reactivada el viernes pasado tras la entrada en prisión de Turull, Rull, Romeva, Forcadell y Bassa y la fuga de Marta Rovira a Suiza. Además, cabe recordar que Comín es el único al que Llarena a procesado por un delito de rebelión, al que se suma el de malversación de caudales públicos. Serret y Puig, por su parte, han sido procesados por el magristrado por delitos de desobediencia y malversación.