Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los periodistas montan guardia en la puerta de la sede del PSOE en busca de noticias / EFE

El PSOE discute ahora sobre quién organizará el congreso

La ejecutiva de Pedro Sánchez pone en marcha los mecanismos para el cónclave extraordinario, mientras los críticos tratan de imponer una gestora ajena a la dirección actual

5 min

El comité federal extraordinario del PSOE convocado por la comisión ejecutiva "en funciones" que lidera Pedro Sánchez para mañana, sábado, no incorpora en su orden del día la intervención inicial del secretario general que da inicio siempre a estas reuniones. Solo consta de dos puntos en su previsión: dar cuenta de las dimisiones en la dirección y convocar el congreso federal extraordinario que Ferraz quiere que se celebre en noviembre.

La convocatoria remitida a los cerca de 300 miembros del comité federal aparece firmada por César Luena, en calidad de "secretario de en funciones", una terminología que la dirección ha comenzado a aplicar también este mismo viernes. Así lo ha hecho en una nota llamando a la calma a la militancia.

"En funciones"

Sin embargo, en el comunicado que envió Ferraz después de la reunión de 16 de los 18 miembros de la dirección que no han dimitido, se informaba del acuerdo de "la comisión ejecutiva federal del partido" para convocar la cita del sábado y su propuesta de calendario para el cónclave de noviembre.

Con esta nueva denominación, "en funciones", la dirección estaría reconociendo su situación de interinidad hasta que un nuevo congreso elija a la nueva ejecutiva, lo que según los estatutos internos del partido obliga a un congreso extraordinario. Los críticos, que han precipitado la situación actual, aseguran que el congreso es ineludible, pero no urgente; que primero está la gobernabilidad de España.

Quién organiza el congreso

Ese nuevo cónclave ha de ser organizado por la dirección actual, un punto en el que los dimisionarios discrepan: exigen una gestora.

Consideran que las dimisiones, sumadas a tres vacantes anteriores, obligan a la caída de la dirección y la puesta en marcha de una gestora que dirija la sucesión.

Los críticos sostienen, así, que este sábado hay dos convocatorias y ninguna es válida. La primera, la que hizo la comisión permanente de la ejecutiva el pasado lunes, antes de las dimisiones, y que habría sido sustituida por la de ayer.

Así las cosas, los críticos aseguran que sí acudirán este sábado a Ferraz, aunque no está claro cómo se va a desarrollar la jornada. De hecho, no se descarta que se pudieran recoger firmas para hacer una nueva convocatoria: para ello, la solicitud tendría que ser presentada por un tercio de sus miembros y aprobada por la mitad más uno.

El comité de garantías se reúne

Este sector, contrario a Pedro Sánchez, reclamaba también una reunión del comité de garantías, pero su presidenta, Isabel Celáa, lo ha convocado para después del comité federal del sábado. Entiende, como el resto de las dirección, que debe ser reunido para poner en marcha la celebración del congreso con la recogida a parrir del domingo de los avales de quienes se presenten a la secretaría general, cuya convocatoria corresponde al comité federal.

Los críticos, por el contrario, consideran que este organismo es que debe designar una gestora para organizar el cónclave. Javier Fernández, presidente del Gobierno del Principado de Asturias.

De los cincos miembros del comité de garantías, se considera que dos de ellos --la presidenta y el secretario, Félix Bolaós-- son más afines a la dirección de Pedro Sánchez, mientras que los otros tres --la aragonesa Inés Ayala, el madrileño Wilfredo Jurado y la consejera andaluza María Jesús Montero-- son más próximos al sector crítico.

Destacadas en Política