Menú Buscar
Fernando Martínez-Maíllo,vicesecretario general del PP.

El PP da a entender que Aguirre se adelantó a su destitución por los nuevos escándalos

El partido madrileño había ocultado a la organización nacional la renuncia de su secretario general durante un mes

Redacción
3 min

El vicesecretario general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha dado a entender que la renuncia repentina de Esperanza Aguirre a la presidencia del PP del Madrid responde a su deseo de adelantarse a lo inevitable. A su destitución por parte de la organización nacional por los casos de corrupción que sacuden a la organización madrileña.

Preguntado en la Cadena Cope por esa posibilidad, Martínez-Maíllo le ha limitado a decir que no había "ninguna decisión tomada" pero que el partido sí estaba "muy atento" y "preocupado" por "lo sucedido 72 horas antes", cuando un juez ordenó registrar la sede del PP madrileño, y por el "cúmulo de circunstancias", incluida la prisión de Granados desde hace más de un año.

"Decisión personal"

Con todo, ha preferido no "dedicarle un excesivo tiempo" a ese asunto ahora que ella ha tomado esa "decisión personal".

Tampoco ha disimulado el malestar que ha causado la maniobra de Aguirre en el partido, que no sabía lo que iba a hacer Aguirre y que fue informado por un SMS de la ahora solo concejal a Mariano Rajoy, como ella misma desveló en su rueda de prensa del domingo.

La dirección nacional del PP también desconocía que Ignacio González había presentado su dimisión hace un mes de la secretaría general del PP de Madrid. Martínez-Maíllo asistió a la junta directiva del día 22 en la que se justificó la ausencia de González “porque estaba de viaje”.

Sin relación con Rajoy

La dirección del partido considera que los procesos judiciales desencadenados en sus organizaciones de Madrid y Valencia responde a cuestiones locales y localizadas que no afectan a la cúpula del partido. Por eso niega que el gesto de Aguirre de dejar el cargo tenga ninguna repercusión en Mariano Rajoy, presidente del PP.

El comité de dirección nacional tomará hoy decisiones sobre el PP de Madrid pero Martínez-Maíllo ha dejado claro que no es obligatorio crear una gestora hasta que se celebre un congreso. Es solo una opción pero otra sería, como se hizo en el País Vasco, que la junta directiva nombre otro presidente.