La CUP arremete contra la "españolización de los niños catalanes"

Los antisistema piden la retirada de la propuesta de Bargalló de aumentar las horas de castellano en centros escolares, y exigen potenciar el romaní y el occitano

Campaña SCC contra el "adoctrinamiento nacionalista" y la exclusión del castellano en los colegios catalanes / CG
26.10.2018 13:23 h.
4 min

La CUP rechaza la propuesta del consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, de aumentar las horas de castellano en centros escolares con un entorno con un alto arraigo de la lengua catalana. Consideran que eso da pábulo a quienes quieren "españolizar a los niños catalanes", en referencia a las declaraciones efectuadas por el exministro de Educación del Gobierno del PP José Ignacio Wert.

Los antisistema piden la retirada del documento El modelo lingüístico del sistema educativo de Cataluña. El aprendizaje y el uso de las lenguas en un contexto educativo multilingüe y multicultural por "errores en el diagnóstico, para plegarse a criterios de mercado y no de modelo de país, errar nuevamente en la política de autonomía de centros y por tanto de la segregación". Por contra, los cupaires piden un refuerzo y recursos para el modelo de inmersión lingüística.

Destrucción de la inmersión

Subrayan que "no se trata de un proyecto vinculante, sino de un documento de referencia, y precisamente por eso creemos que hay que ser prudentes en relación al impacto de este documento" porque "hay sectores políticos y mediáticos interesados ​​en hurgar en cualquier posible grieta que pueda darse en relación al modelo de inmersión lingüística que, a pesar de todos los intentos de destruirlo, sigue estando apoyado por una amplísima mayoría social y los más amplios consensos políticos, sociales, académico y pedagógico". Por eso, "hay que ser rigurosos también en la crítica al respecto de algunos de los fundamentos sobre los que se basa el diagnóstico y la propuesta que este documento contiene".

No obstante, niegan que este nuevo modelo que se plantea "suponga el entierro de la inmersión lingüística, a pesar de que en la práctica sí introduce algunas de las falacias sobre las que han insistido los detractores de este modelo y que esto dificultará la práctica el desarrollo de nuevas líneas orientadas a la plena normalización del catalán, que está muy lejos de darse".

"Agresivo nacionalismo español"

En este sentido, y "ante las insistentes campañas desde el agresivo nacionalismo de Estado español, que han insistido por activa y por pasiva en su intención de 'españolizar a los niños catalanes', y que lo han hecho a través de denuncias de todo tipo contra centros y contra profesorado, dejar el modelo lingüístico en las manos de las direcciones de los centros educativos supone desproteger el modelo de inmersión".

Crítica la CUP que el modelo planteado "ponga en valor sólo las lenguas familiares con proyección internacional, y que en cambio continúe marginando lenguas de comunidades nacionales como el romaní o el occitano". Por otra parte "no propone soluciones, no prevé presupuestos, ni tampoco los necesarios procesos de formación del profesorado, y en cambio descuida el hecho de que un buen reparto del alumnado y el final del mal entendido derecho de escoger escuela, se podría luchar mucho más eficazmente por la reducción de guetos y para evitar la segregación, reduciendo las dificultades educativas en materia lingüística".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información