Menú Buscar
Josep Rull, coordinador de Convergència Democràtica de Catalunya.

Convergència mantiene a Mas como candidato y acusa a la CUP de ‘matar’ el proceso

El partido confía en reeditar con ERC la coalición de Junts pel Sí en las nuevas elecciones de marzo

María Jesús Cañizares
4 min

Más de tres horas de debate. La ejecutiva de Convergència, reunida hoy tras el rechazo definitivo de la CUP a la investidura de Artur Mas, ha sido una de las más participativas de los últimos meses --25 dirigentes han pedido la palabra-- , según ha explicado el coordinador del partido, Josep Rull, quien ha reprochado a los antisistema que hayan “matado” el proceso secesionista haciendo el juego a “los poderes fácticos de Madrid”.

El partido mantiene a Artur Mas como candidato. Por unanimidad, según Rull, la formación convergente ha acordado que no se propondrá otro nombre que no sea Artur Mas”. Convergència confía en poder reeditar la fórmula transversal de Junts pel Sí junto a ERC en las elecciones de marzo, que dan prácticamente por hechas. No obstante, aún se se han puesto en contacto con el partido de Oriol Junqueras.

El espíritu de la vía catalana

Rull ha invocado el espíritu de la vía catalana que tuvo lugar en la Diada, en la que los catalanes de distintos planteamientos ideológicos “se dan la mano”. Tras la candidatura transversal de Junts pel Sí, ha recordado, los resultados del 27S expresaron “un mandato democrático” que era negociar y hablar “a fondo” para formar una mayoría parlamentaria.

Rull ha dicho que uno de los grandes damnificados es precisamente el plan de choque social negociado con la CUP, ya que mucha gente está pendiente de esa inyección económica. “La peor actitud es la pasividad, esperar a ver qué pasa. Solo hemos visto espectadores al otro lado”, ha manifestado a modo de reproche a la CUP.

“Por eso comparecemos ante el pueblo catalán con absoluta legitimidad y tranquilidad. Hemos constatado una falta de madurez en los interlocutores de la CUP, no han sido capaces de propiciar una mayoría, a pesar de los esfuerzos y la voluntad de negociar y su progreso”, ha añadido el dirigente convergente, quien ha recordado que la mitad de la formación antisistema estaba a favor de investir a Mas.

Antes revolución que secesión

“Cuando el socialismo y la revolución es más importante que la independencia, quien acaba decidiendo es Madrid. La CUP ha decidido que la ideología es más importante que la independencia. El problema no es el Mas o marzo, el problema es cómo se garantiza el éxito del proceso. La imagen que se da es que quien lo lidera es CUP, que tiene 10 diputados”, ha insistido Rull.

El rechazo a Mas, afirma, considera también “un rechazo a lo que es Convergència, es un no a todo lo que representamos. El proceso de independencia no se gana matando, sino buscando una mayoría. La CUP se ha convertido en la gran aliada de los poderes fácticos de Madrid que querían echar a Mas”. “Hay alegría de la caverna mediática y de algunos dirigentes de Madrid. Se equivocan. Hay alegría en los partidos unionistas que afirman que con nuevas elecciones se entierra el proceso. Se equivocan”.

El convergente ha reafirmado su compromiso con el proceso porque “seguimos pensando que la mejor opción para los catalanes, para hacer frente a la emergencia social, es la independencia”.