Menú Buscar
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparece ante los medios tras el registro de la moción de censura del PSOE / EFE

El Congreso da el primer paso en la moción contra Rajoy

La Mesa admite a trámite este lunes la iniciativa del PSOE y abre plazo para que otros grupos presentan candidatos alternativos

3 min

La moción de censura contra Mariano Rajoy que el PSOE registró el viernes pasa este lunes su primer trámite en el Congreso. La Mesa la calificará y abrirá un plazo de dos días para que otros grupos parlamentarios puedan presentar candidatos alternativos a Pedro Sánchez. Será la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, quien establezca la fecha del debate, previsiblemente la semana que viene, ya que hay que esperar cinco días después de que la Mesa admita a trámite la moción.

El PSOE ha presentado como candidato a Pedro Sánchez, que ha presentado un escrito en el que justifica su decisión de presentar una moción de censura. El líder socialista aseguró el viernes que su intención si sale adelante la moción es formar un Gobierno del PSOE para, una vez puesta en marcha una agenda de políticas sociales, convocar elecciones.

Mayoría absoluta

Para tirar adelante la moción, se necesita mayoría absoluta en el Congreso. De momento, Sánchez tiene asegurado el apoyo de los 84 diputados de su formación, además de los 67 de Unidos Podemos, cuatro de Compromís y uno de Nueva Canarias. En total, sumarían 156 votos, 20 menos de los necesarios. Ciudadanos, por su parte, se ha alejado de la propuesta del PSOE.

El partido de Albert Rivera ha rechazado apoyar la moción socialista y ha mostrado su intención de presentar una propia. Sin sus votos, Sánchez necesitaría el respaldo de los partidos independentistas, ERC y PDeCAT, que suman 17 escaños. Ambos se han mostrado contrarios a la moción a causa de las declaraciones de Sánchez en las que acusaba de “racista y xenófobo” al nuevo presidente catalán, Quim Torra.  

En el caso de llegar a obtenerlos, la moción de censura del PSOE dependería del voto de los cinco diputados del PNV. Los nacionalistas vascos ya tuvieron un papel clave en la votación de los Presupuestos Generales del Estados (PGE). Finalmente, facilitó al Gobierno sacarlos adelante.