Menú Buscar
Jaume Asens (I) junto a Joan Mena (D), dos de los posibles 'comunes' en las primarias / EUROPA PRESS

Los comunes buscan un candidato de consenso para las primarias al Congreso

Jaume Asens se perfila como el candidato de Catalunya en Comú para las generales para pacificar la crisis interna que sufre el partido

07.03.2019 00:00 h.
5 min

Catalunya en Comú inicia este jueves su proceso de primarias, que culminará el 15 de marzo con la proclamación de los resultados. En los próximos días se conocerán las personas que se postulan para liderar la candidatura, entre ellas el cabeza de lista.

El partido se enfrenta a la difícil tarea de encontrar una persona que genere consenso entre las diferentes corrientes internas para pacificar la crispación existente en el seno de la formación. Salvo sorpresas de última hora, la persona escogida por la dirección será Jaume Asens. Fuentes del partido aseguran a este medio que ayer miércoles se reunió la dirección para refrendar a Asens, persona cercana a Pablo Iglesias y Ada Colau.

Recelos por su perfil soberanista

El tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona genera buenas sensaciones entre todas las familias políticas que componen Catalunya en Comú, salvo un sector de Comuns Federalistes. Esta corriente --próxima a ICV-- se decanta por Joan Mena para encabezar la candidatura, aunque dan por hecho que “si Ada Colau apuesta por Asens, él será el candidato”, asegura un miembro de Federalistes.

Aun así, recelan de su figura por considerarla demasiado próxima al independentismo, lo que podría conducir a un castigo del electorado más alejado del secesionismo --concentrado especialmente en el Área Metropolitana de Barcelona--.

Primeras posiciones

Fuentes próximas a la dirección apuntan que, en caso de producirse una lista de consenso, los nombres que más suenan entre las primeras posiciones son el propio Asens, la actual diputada en el Congreso Aina Vidal, Joan Mena, Gerardo Pisarello y la senadora Maria Freixanet. Entre las primeras posiciones también deberá integrarse a Óscar Guardingo, elegido en las primarias de Podemos como cabeza de lista por Barcelona.

Desde Desbordem, otra de las corrientes internas de Catalunya en Comú, apuntan que decidieron no presentar a nadie de forma oficial para las generales. “Más que en nombres, desde Desbordem ponemos el acento en políticas, proyecto, modelo de organización... todas estas cuestiones son las que vemos, con cierta preocupación, que no se están tratando con la atención que requiere”, afirma uno de sus miembros. Además, añade que esta falta de proyecto “puede afectar negativamente a personas válidas y con buenos perfiles como Asens, corriendo el riesgo de que acaben quemándose como ha ocurrido anteriormente”.

Y es que cualquiera que asuma el liderazgo del partido tendrá muy presente la reciente dimisión de Xavier Domènech, que no pudo lidiar con todos los frentes que tiene la formación a nivel interno. En una reciente entrevista con Pablo Iglesias en su programa Otra Vuelta de Tuerka, Asens definía a Domènech como “un hombre de consenso en un espacio político muy diverso y plural. Poca gente puede encarnar eso”, aseguró.  

Importancia del cabeza de lista

En estas elecciones, el cabeza de lista de Catalunya en Comú cobra especial relevancia para rebajar la tensión existente dentro del partido o, como mínimo, que no genere una fractura todavía más grande de la existente. Tras la marcha de Elisenda Alamany y su acercamiento a ERC --al que se le podría unir Joan Josep Nuet-- el partido sufre una segunda crisis con el enfrentamiento directo entre dos de sus corrientes internas. Por un lado Desbordem --que aglutina a antiguos militantes de Revolta Global (Izquierda Anticapitalista en Cataluña) y al sector más soberanista de Podemos--, y por otro Comuns Federalistes.

Los herederos de Izquierda Anticapitalista emitieron un duro comunicado a principios de esta semana en el que instaban a la dirección a “desautorizar y rechazar” a Comuns Federalistes por su posición respecto al juicio del 1-O, expresada a través de un comunicado. Según Desbordem, el texto “justificaba la represión”, algo que, a su juicio, no casa con los principios fundacionales del partido. Fuentes de la corriente federalista, en cambio, señalan que una parte importante de los militantes de Desbordem podrían acabar en Nova, el partido de reciente creación de Alamany, dadas sus posiciones "cada vez más escoradas hacia el soberanismo".