Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en una imagen de archivo / CG

Colau y Generalitat se pasan la pelota a la hora de combatir los narcopisos

La alcaldesa se ha encontrado con la negativa del conseller de Interior a destinar más efectivos de los Mossos para combatir esta problemática, tal y como ella ha solicitado en diversas ocasiones

14.09.2018 19:59 h.
5 min

La cumbre de seguridad entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat ha finalizado con importantes discrepancias entre ambas instituciones a la hora de buscar soluciones contra la problemática de los narcopisos. La alcaldesa Ada Colau se ha encontrado con la negativa del conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, a destinar más efectivos de los Mossos d'Esquadra para combatir esta problemática, tal y como ella ha solicitado en diversas ocasiones.

El conseller ha asegurado que la solución al fenómeno de los narcopisos en Barcelona --especialmente extendido en el distrito de Ciutat Vella-- "no pasa por tener más mossos en las calles", y ha indicado que el Ayuntamiento cuenta con la Carta Municipal y otras competencias para hacer frente al problema.

El conseller carga contra Colau

Tras reunirse con la alcaldesa de Barcelona y con la consellera de Justicia, Ester Capella, Buch ha asegurado que el fenómeno es complejo y que no sólo tiene soluciones judiciales: "El fenómeno de los narcopisos no se soluciona como dice la alcaldesa con más mossos en la calle. El problema no es de número. No se soluciona poniendo más policía en las calles".

Asimismo, Buch ha insistido en que el Ayuntamiento tiene "mucho campo por recorrer solo" y que los agentes policiales son únicamente una herramienta más que puede usarse para tratar de poner freno al fenómeno. También ha instado a Colau a usar las competencias municipales en el campo social, de civismo, salubridad y propiedad para hacer frente a este fenómeno, que se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para la alcadesa.

Colau pide mayor coordinación policial

A falta de un aumento de los efectivos, Colau ha reclamado compartir diagnósticos sobre hurtos y narcopisos entre la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra para mejorar la respuesta y hacerla más eficaz "con un mayor refuerzo de los recursos y la eficiencia", por lo que ha reclamado mayor coordinación para aprovechar los recursos disponibles.

"Se trata de problemáticas complejas que tienen muchas caras, que tienen relación con redes y organizaciones", y la alcaldesa ha señalado a los Mossos como los responsables de la investigación de estos grupos criminales, aunque también ha pedido priorizar la respuesta inmediata para los vecinos y ciudadanos afectados.

Por su parte, el conseller ha apostado por impulsar medidas alternativas al aumento de agentes en Ciutat Vella, como multar a los propietarios de los narcopisos, que acostumbran a ser fondos de inversión y otros grandes tenedores; y que la policía pueda precintar viviendas y locales por orden judicial sin esperar a que haya una denuncia formal.

Puntos de encuentro

Colau y Buch sí que han coincidido en otras cuestiones menores, como emplazarse a futuras reuniones a corto plazo para compartir líneas de trabajo. Ambos han destacado la colaboración entre los agentes de la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra y el trabajo por hacer con judicatura para dar el mensaje a los vecinos y a los delincuentes de que "no hay impunidad", según la alcaldesa.

En relación al ámbito de Justicia, abordarán cómo coordinarse con la Fiscalía para buscar fórmulas legales --como acreditar la multireincidencia-- para aumentar las penas a los detenidos y evitar que delincan de nuevo. Ada Colau también ha propuesto abrir otro juzgado de guardia para que no haya un "tapón" en juicios por hurtos, y hacer que sean más rápidos.

Pisos abandonados y narcopisos

Tras la reunión, a la que también han acudido el comisionado municipal de Seguridad, Amadeu Recasens, y la jueza decana de Barcelona, Mercè Caso, Colau ha recordado que el Ayuntamiento sanciona desde este julio a fondos de inversión y grandes tenedores que realicen acoso inmobiliario a los inquilinos, ya que desplegará artículos de la Ley de derecho a la vivienda de Cataluña de 2007 para actuar por vía administrativa.

Este tipo de infracción puede sancionarse con multas que van de los 90.000 a los 900.000 euros, en función de la gravedad y del principio de proporcionalidad: "Hemos visto que dos tercios del censo de pisos vacíos en el Raval pertenecen a grandes propietarios como bancos o fondos buitres. Esta existencia de pisos abandonados genera una complicidad con las redes de narcopisos".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información