Menú Buscar
La candidata a la presidencia de la Generalitat por Ciutadans, Inés Arrimadas y otros miembros de Ciudadanos / CG

¿Quién es quién en el Ciudadanos ganador?

La corriente interna socialdemócrata, que se visualizó tímidamente en el congreso de febrero pero que nunca llegó a organizarse de forma oficial, pierde fuerza al constatar el crecimiento del partido

María Jesús Cañizares / Alejandro Tercero
7 min

Ciudadanos ha ganado las elecciones del 21D gracias a un voto más transversal que su ideología oficial. Autodefinido como un partido liberal, la formación naranja ha arrasado en zonas de tradición socialdemócrata. Un ideario que sigue defendiendo un sector del partido que, en el último congreso abrazó el liberalismo por la mínima. No están organizados ni piensan hacerlo. Al menos de momento. “Está claro que abrazar el liberalismo no nos ha perjudicado”, confiesan fuentes de ese sector.

Son las derrotas las que suelen provocar ruido de sables en los partidos, pero no es el caso de Ciudadanos. Una formación férreamente controlada por la guardia pretoriana de Albert Rivera en Madrid y por un núcleo reducido de colaboradores de Inés Arrimadas en Cataluña. Todo se decide desde la cúpula naranja, lo cual ha provocado amagos de deserción y sonoras críticas, como las de Carolina Punset.

La guardia pretoriana de Rivera y Arrimadas

Rivera confía plenamente en José Manuel Villegas, vicesecretario general del partido, su hombre de confianza desde hace años. El líder del partido encomendó a Villegas las negociaciones de la investidura de Mariano Rajoy, en las que también participaron otras dos piezas claves: Toni Roldán y Luis Garicano, miembros del equipo económico de Cs. También pertenecen a ese exclusivo grupo de mandamases el secretario de organización Fran Hervías, el apagafuegos del partido, y Juan Carlos Girauta, el incisivo portavoz parlamentario en el Congreso.

En Cataluña, quienes mandan en el partido son Arrimadas, que tras ser aupada por Albert Rivera ha sabido ganarse el respeto del resto de compañeros, y Fernando de Páramo, inseparable de la anterior y conocido tertuliano. Su viaje por toda España en furgoneta para ayudar a Girauta en las elecciones europeas de 2014 es legendario dentro de Cs. 

Completan el núcleo duro catalán Carlos Carrizosa, que en calidad de portavoz de Cs fue el azote parlamentario de los independentistas durante las traumáticas sesiones del 6 y 7 de septiembre, cuando se aprobaron las leyes de ruptura. Y José María Espejo-Saavedra, a quien el partido propone como presidente del Parlament, de la que fue miembro en la anterior legislatura. Es una persona de la máxima confianza de Albert Rivera, con quien mantenía una relación muy cercana ya antes de dedicarse a la política.

Todos ellos son herederos del grupo de intelectuales y profesores universitarios que en 2006 fundaron Ciudadanos con una ideología de centro izquierda. Las discrepancias respecto a si convenía convertirse en partido o seguir como plataforma cívica propició que una parte de esos fundadores dieran un paso atrás. Ya constituido como partido y con Rivera al frente, Cs obtuvo tres diputados en el Parlamento catalán. Diez años después, ha logrado 37 y tiene presencia en el Congreso.

ciudadanos madrid

Juan Carlos Girauta, Fran Hervías, José Manuel Villegas y Albert Rivera

Adiós al socialismo democrático

La ponencia de valores que promovió la dirección del partido en el congreso celebrado hace un año suprimió las referencias al "socialismo democrático" aprobadas en el congreso que la formación celebró en 2007. En ese cónclave, el partido pasó a autodefinirse como “liberal, progresista, demócrata y constitucionalista". El objetivo era desplazar al PP a posiciones más conservadoras, aunque hay quien asegura que esa definición tenía más de marketing que de calado teórico.

El ala socialdemócrata plantó batalla a través de una enmienda, presentada por el diputado Sergio Sanz, en la que se recordaba que “el ideario básico de Cs se nutre del liberalismo progresista y del socialismo democrático". La enmienda perdió por solo tres votos.

ciudadanos cataluna

José María Espejo-Saavedra, Carlos Carrizosa, Fernando de Páramo e Inés Arrimadas

El sector socialdemócrata

Sanz, que no forma parte de la ejecutiva del partido, es el miembro más visible de esa corriente socialdemócrata. Pero hay otros dirigentes de Cs que se identifican con esa ideología. Los diputados Antonio Espinosa, Jorge Soler y Alfonso Sánchez pertenecen a ese sector, así como los concejales Ángel Guillén (La Garriga), Ángeles Menchen (Montornés del Vallès) y Carolina Torres (Viladecans). “Hay que recordar que muchos miembros de Cs habían votado al PSC. Y en el congreso, hubo mucha gente que se opuso al cambio de ideario, pero no se mojaron”, explican fuentes del partido.

El exportavoz del partido y exdiputado en el Parlament Jordi Cañas, actual asesor de Cs en el Parlamento Europeo, fue otra de las voces que abogaron por matener las referencias socialdemócratas en el ideario del partido.

ciudadanos socialdemocratas

Alfonso Sánchez, Jorge Soler, Antonio Espinosa y Sergio Sanz

Aunque los socialdemócratas no tienen previsto constituirse en movimiento crítico, sí consideran que crecer a costa del PSC exige explicar los contenidos programáticos más alineados con la izquierda. Que los hay. “En fiscalidad, por ejemplo, se nos dice que queremos bajar los impuestos, pero en realidad, el programa defiende un aumento de la recaudación”.