Menú Buscar
Imagen de uno de los cortes independentistas en la avenida Meridiana de Barcelona / TWITTER

Campaña contra los cortes independentistas en la Meridiana

Impulso Ciudadano y S’ha Acabat emprenden una recogida de firma y piden a la Consejería de Interior y al Ayuntamiento que trasladen las concentraciones que mantienen los CDR desde hace cuatro meses

5 min

Impulso Ciudadano y S’ha Acabat han puesto en marcha la campaña Meridiana, Vía Libre con la finalidad de acabar con las concentraciones protagonizadas desde hace cuatro meses por miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR). Mañana sábado, entre las 10.00 y las 14.00 horas, ambas entidades recogerán firmas de adhesión contra esas protestas. Asimismo, han solicitado a la Consejería de Interior y al Ayuntamiento de Barcelona que modifiquen los lugares de las concentraciones en el cruce de la avenida Meridiana y Fabra i Puig para facilitar el tránsito y no interrumpir el descanso diario de los ciudadanos.

Desde el 14 de octubre de 2019 un grupo de personas bloquean esa confluencia e impiden el libre tránsito de vehículos. El cierre de estas importantes vías de comunicación "ocasiona graves perjuicios a miles de ciudadanos de los barrios colindantes a ese eje y obliga a desviarse de su ruta a conductores que quieren entrar o salir de la ciudad de Barcelona para conectar con la red de carreteras y autopistas", denuncian ambas asociaciones. Añaden que "la continuidad y reiteración las concentraciones, el colapso circulatorio que generan, y el ruido y la suciedad que provocan han dado lugar a graves enfrentamientos de los concentrados con otros ciudadanos que quieren transitar por esas vías o disfrutar del derecho al descanso en esos barrios".

Las molestias que sufren cada día miles de ciudadanos

Impulso Ciudadano y S’ha Acabat defienden "el ejercicio del derecho de reunión, pero corresponde a las autoridades hacerlo compatible de forma proporcional con la libertad de tránsito y el derecho al descanso". En este caso, "concurren fundadas razones que justifican la modificación del punto de concentración para evitar o atenuar las molestias que sufren cada día miles de ciudadanos y evitar los posibles problemas de orden público. Por ello, dado el escaso número de personas que se concentran cada noche y las actividades que desarrollan en la calzada (hogueras, actuaciones musicales, comidas, juegos de cartas y consumo de bebidas alcohólicas…) consideramos imprescindible que las autoridades hagan uso de su potestad y dispongan que el legítimo ejercicio del derecho de reunión se lleve a cabo en lugares colindantes más idóneos para las protestas (no siempre pacíficas) y actividades lúdicas que desarrollan los concentrados y evitar las graves alteraciones que están produciendo".

Gasto para el erario público

El objeto de una concentración, precisan, "no puede ser fastidiar a los vecinos. Las personas que se concentran en Meridiana/Fabra i Puig proclaman que ese espacio es suyo (Els carrers serán sempre nostres) y desprecian el derecho al descanso del resto de los ciudadanos. Su enfado no les da derecho a obstaculizar o incomodar a miles de personas cada día y han de asumir que deben comportarse de una forma convivencial y cívica. Ello, al margen del enorme coste que para el erario está suponiendo la instalación cada noche de un dispositivo policial destinado a desviar el tráfico y cerrar el acceso al cruce de Meridiana con Fabra i Puig".

Para hacer compatible de forma cívica el derecho de manifestación y de reunión con el derecho al descanso y la libre circulación de personas, Impulso Ciudadano y S’ha Acabat ponen en marcha la campaña “Meridiana, Vía Libre”. Mañana sábado, entre las 10.00 y las 14.00 horas, se recogerán firmas de adhesión a la campaña en la explanada que se encuentra enfrente de la Estación de Sant Andreu-Arenal, en la esquina de Fabra i Puig con Meridiana. Las asociaciones promotoras de esta campaña han solicitado al Departamento de Interior y al Ayuntamiento de Barcelona que, dada la reiteración de las concentraciones, el escaso número de asistentes y la alteración del orden público que originan, modifiquen el punto de las concentraciones a espacios colindantes en los que no se altere el libre tránsito de las personas ni el derecho al descanso de los vecinos.