Menú Buscar
La eterna crisis de la política española

El Gobierno estudia un 155 con las competencias en manos de una comisión y los ministerios

El modelo que baraja Rajoy pone a Sáenz de Santamaría al frente del equipo y no contempla cesar a Puigdemont como presidente de la Generalitat

4 min

El debate sobre la respuesta del Gobierno a la declaración de independencia de Puigdemont y su inmediata suspensión ya no es si se aplicará el artículo 155 de la Constitución, sino cómo se hará. La suspensión de autonomía se presenta tras los eventos de las últimas semanas como inevitable, y el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se han asesorado y han trazado un plan.

Si el jueves es la fecha límite para que el president aclare por segunda vez si declaró o no la independencia la semana pasada, la activación del 155 se espera para el mismo jueves o el viernes. La vía que han elegido no incluye cesar a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, sino tomar las competencias del Govern. Un equipo bajo el mando de Sáenz de Santamaría se ocupará de gestionar el día a día del gobierno autonómico. Estará formado por una comisión y técnicos de todos los ministerios.

Secretarios de Estado y exconsejeros

La comisión que tomará las competencias del Govern tendrá al frente a seis secretarios de Estado y subsecretarios, cuatro exconsejeros de Castilla La Mancha y Aragón y dos exalcaldes, de Toledo y Jaén. Según publica este miércoles El Español, cada uno de ellos se ocuparía de gestionar su área en Cataluña, y su experiencia en la administración autonómica es clave.

Se trata de Marcial Marín, secretario de Estado de Educación; Arturo Romaní, subsecretario de Defensa; Roberto Bermúdez de Castro, secretario de Estado para las Administraciones Territoriales; Mario Garcés, secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad; Agustín Conde, secretario de Estado de Defensa; y José Enrique Fernández de Moya, secretario de Estado de Hacienda.

El papel de los ministerios

Según informa La Vanguardia, los ministerios nombrarán a delegados de carácter técnico, que estarán al mando de los funcionarios de la Generalitat. Éste es precisamente uno de los factores que más preocupa al Gobierno, la posible desobediencia de los trabajadores públicos. El objetivo último de la intervención de la autonomía será convocar elecciones, tal y como indicará el informe trasladado al Senado para aprobar el 155.

Aunque no está claro todavía si se establecerá un plazo determinado, tras los comicios se recuperaría la autonomía. Las medidas no pueden entrar en vigor hasta que la Cámara alta dé su visto bueno en pleno, una votación que se prevé para el principio de la semana que viene.

Elecciones constituyentes

Los planes de Puigdemont también podrían incluir elecciones, en este caso constituyentes. Ahora es el turno del presidente de la Generalitat para decidir cuáles serán sus próximos pasos. Mañana a las 10.00 horas tiene que responder al requerimiento de Rajoy. Puigdemont cree que ha llegado a su máximo de esfuerzo con la propuesta de diálogo con el Gobierno.

Es por esta razón que en La Vanguardia apuntan que tras la aplicación del 155, Puigdemont reaccionaría con una declaración unilateral de independencia (DUI) sin condiciones ni suspensiones como la de la semana pasada. A continuación, convocaría elecciones constituyentes.