Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del asalto de Arran a la sede del PP de Cataluña en Barcelona / PP

Arran asalta la sede del PP de Cataluña

Los 'cachorros' de la CUP vuelven a irrumpir en el cuartel general de los populares en protesta por el proceso por otra acción similar en 2017

3 min

Arran ha vuelto hoy a asaltar la sede del PP de Cataluña en Barcelona. El grupo radical juvenil, vinculado a la CUP, ha irrumpido en la oficina de los populares, situada en la parte alta de la Ciudad Condal. Lo han hecho en protesta por el procedimiento judicial por otra acción similar en 2017. 

Lo han denunciado los propios populares por boca de Manuel Reyes, exalcalde de Castelldefels (Barcelona) y actual máximo dirigente de la formación en la capital catalana. "Ahora mismo ataque a nuestra sede por parte de Arran Jovent. Los populares condenamos enérgicamente este tipo de actos, no quedarán impunes", ha dicho el ex primer edil. 

Condena

Las condenas al acto de intimidación de Arran contra el PP han generado condenas en las redes sociales. Nuevas Generaciones, las juventudes del PP, han alertado del "ataque", y han manifestado a renglón seguido su "apoyo a las personas que se encuentran dentro". 

pp alejandro fernandez
El tuit de Alejandro Fernández, presidente del PP de Cataluña / CG

Por su parte, el presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, ha advertido de que "unos tiernos jovenzuelos de Arran han acudido a empapelar nuestra sede. Están enfadados porque Fiscalía pide para ellos una multa de 36.000 euros por vandalismo en 2017. Lo de la multa les ha despertado de su sueño infantil. Ahora igual maduran y todo...". 

Diputados de la CUP

Sea como fuere, Arran ha llevado a cabo hoy una acción calcada a la de marzo de 2017, cuando unas 50 personas trataron de asaltar el cuartel general de los populares. En el acto vandálico participaron los exdiputados de la CUP Anna Gabriel --actualmente fugada a Suiza-- y David Fernàndez. El entonces presidente del PP catalán, Xavier Garcia Albiol, tildó a los participantes de "fascistas". 

El episodios de intimidación se saldó con un proceso judicial por presuntos daños y desórdenes públicos contra seis militantes de la fracción radical, como explicó este medio