Menú Buscar

De Podem a la Crida: el misterioso viaje de la diputada que quitaba banderas en el Parlament

Àngels Martínez Castells es una de las 19 firmantes de 'Gente de izquierdas', manifiesto a favor de la plataforma de Carles Puigdemont

06.10.2018 13:44 h.
7 min

Àngels Martínez Castells, exdiputada de Podem en la pasada legislatura catalana, es una de la veintena de personalidades que se definen "de izquierdas" que han firmado un manifiesto a favor de la Crida Nacional per la República, la plataforma política impulsada por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Los promotores del texto Gente de izquierdas con la Crida Nacional per la República se comprometen, entre otras cuestiones, a participar en la plataforma con la intención de "avanzar en la construcción de la República Catalana, independientemente de las ideologías o adscripciones políticas". Y por eso ven necesaria "una organización política que recupere como eje de inclusión los valores de resistencia, de cooperación, de solidaridad, de libertad, de democracia y de unidad que se vivieron en las jornadas del 1 y 3 de octubre" de 2017.

Banderas y choques con CSQEP

Martínez, de 70 años, fue una de las once integrantes del grupo parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP) durante el breve mandato autonómico que transcurrió desde octubre 2015 hasta octubre de 2017. De su paso por el Parlament se recuerda especialmente la polémica que protagonizó el 7 de septiembre de 2017, cuando retiró diversas banderas españolas que los diputados del PP habían dejado en sus escaños, tras abandonar la cámara junto a PSC y Ciudadanos en señal de protesta por la aprobación de las leyes de referéndum y de transitoriedad jurídica.

Martínez era una de las personas de máxima confianza del entonces líder de Podem en Cataluña, Albano Dante Fachín, a cuyo equipo se incorporó en 2015, y con el que ahora forma parte de Som Alternativa. Los dos tuvieron sonados desencuentros con sus compañeros de CSQEP --en especial, con Joan Coscubiela, de ICV--, antes de dejar sus cargos ante la presión ejercida por las bases catalanas de la formación morada.

Àngels Martínez Castells, quitando banderas españolas en el Parlament

Partida para el 1-O

De hecho, medio año antes, Martínez ya había roto la disciplina de voto de CSQEP al votar, junto a Junts Per Sí y la CUP, la enmienda sobre la ley de Presupuestos que debía garantizar una partida para el referéndum ilegal del 1 de octubre. A sabiendas, incluso, de la advertencia de los letrados del Parlament sobre el riesgo de incurrir en desobediencia al Tribunal Constitucional.

Martínez es doctora en Economía por la Universidad de Barcelona -su tesis versaba sobre la Revolución de los Claveles de Portugal-, y fue una firme activista en defensa la sanidad pública. De hecho, fue una de las fundadoras en 2009 de Dempeus, organización que se oponía a las privatizaciones impulsadas por los gobiernos de Artur Mas. También perteneció a entidades altermundistas como ATTAC. Y años antes, había militado en partidos de izquierdas como el PSUC (1968 a 1982) y el Partit Comunista de Catalunya, hasta que en 1998 fue una de las fundadoras de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA).

"Por la sanidad pública"

Antes de alinearse con los postulados soberanistas del anterior Govern de la Generalitat, Martínez se había mostrado muy crítica con el propio Puigdemont, al que llegó a acusar de presentar sus presupuestos como "Alicia en el país de las maravillas". Ahora firma manifiestos a su favor.

El texto que suscribe sostiene que los catalanes necesitan "herramientas políticas nuevas, diferentes a las conocidas, eficaces y unitarias para dar respuesta al reto que tenemos". Lo más curioso del caso es que se suma a él para, entre otras cuestiones, defender la sanidad pública junto a algunos miembros de la antigua Convergència, el partido que en su día la privatizaba: "Necesitamos innovar en la construcción de modelos de organización más democráticos, explorando al máximo la proximidad y la feminización en la acción de la política, priorizando el objetivo de la equidad para garantizar educación, sanidad y servicios públicos universales, y en general una vida digna para todos".

Mascarell y Geli, entre los firmantes

Según el manifiesto, la Crida es "una organización comprometida con el proceso de definición y constitución de la República Catalana, liderado por el Parlament y el Consell de la República. Una organización que no queremos contra los partidos, que respete la doble militancia y sea superadora de los márgenes que les limitan la acción unitaria. Una organización política que recupere como eje de inclusión los valores de resistencia, de cooperación, de solidaridad, de libertad, de sonoridad, de democracia y de unidad que vivimos las jornadas del 1 y 3 de octubre".

Además de Martínez, el escrito lo firman, entre otros, la exconsellera socialista Marina Geli, el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, el diputado y exalcalde de Cerdanyola Toni Morral, el arqueólogo Eudald Carbonell, la escritora Isabel-Clara Simó, el jurista Héctor López-Bofill, los catedráticos Imma Tubella y Josep Ferrer Llop, el periodista Jordi Badia, la vicepresidenta de la Intercolegial de Colegios Profesionales, Núria Carrera, la economista Maria Àngels Cabasés y los abogados Josep Jover y Quim Jubert.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información