Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El exterior de una tienda de Abacus Cooperativa / CG

Abacus señala a una cajera por hablar en castellano

La cooperativa, que ha apoyado varios actos en favor de la inmersión, ha pedido más datos de la trabajadora a una tuitera indignada porque había pronunciado algunas palabras en español

3 min

Abacus, la cooperativa dedicada a la venta de artículos de escritura y material escolar, ha protagonizado una nueva polémica lingüística, en este caso por señalar a la cajera de una de sus tiendas que habló en castellano ante una clienta. Las críticas han sido tan intensas, que la cooperativa se ha visto obligada a asegurar que no tiene intención de tomar represalias contra la trabajadora. Pero no ha convencido a quienes rechazan la reacción.

“Ostras, sinceramente me choca que en un lugar como Abacus la cajera se me dirija en castellano de entrada, tengamos toda la conversación en catalán y, una vez pagado, me vuelva a decir: tome su tiquet, muchas gracias. ¿Abacus, sabes? No se, como socios de hace 40 años me entristece”, ha escrito @aida_tarraco en su perfil de Twitter. Se trata de Aïda Tarragó, que trabaja en la Consejería de Agricultura de la Generalitat.

aida
 

La cooperativa le ha respondido:  “Hola Aïda. Nos sabe mal la situación que nos describes. Ya sabes que, por nuestro compromiso con el país, la cultura y la educación, nuestra lengua de comunicación primaria es el catalán. ¿Serías tan amable de indicarnos en qué tienda ha sido, por favor?”. Abacus ha participado anteriormente en actos en favor de la inmersión.

La denunciante ha borrado el tuit, pero demasiado tarde, pues la polémica ya había estallado. “A esto se le llama fascismo”, “un cliente menos”. “Estáis en el límite del delito”, han respondido los internautas.

abacus
 

Abacus se ha visto obligada a precisar su postura. “Aclaración en relación a la opinión expresada por una socia hacia al idioma en que fue atendida: Ante una queja, siempre pedimos más información para entender el contexto, pero en ningún caso para sancionar ningún trabajador”. ”Nuestra lengua vehicular es el catalán –añade--, pero en ningún caso se penaliza ni excluye el uso del castellano u otras lenguas, que representan todas las realidades de nuestro territorio”.

Pero algunos tuiteros no han quedado satisfechos. “¿Entonces para que pedís la dirección de la tienda, para pasar a saludar? ¿Os pensáis que la gente es idiota? Sois un cómplice más de la dictadura ‘indepe’. No vale con decir las cosas, también hay que actuar contra los intolerantes que utilizan el idioma como arma de exclusión”.

"Pues para vender fuera de vuestro 'territori' bien que usáis el castellano como lengua vehicular en vuestra web. Espero que no se tomen represalias contra la cajera, porque nos enteraremos".