Menú Buscar

Clan Pujol: el sumario de nunca acabar

Gonzalo Baratech
5 min

El juez José de la Mata ha decidido extender 18 meses más las investigaciones a Jordi Pujol Soley y sus familiares. El plazo anterior vencía este mismo mes de septiembre, tras haberse prorrogado con anterioridad en varias ocasiones.

Así, pues, el magistrado se da otro año y medio para la conclusión de las pesquisas, de modo que puede llevar el caso hasta marzo de 2021. El sumario se abrió en 2012. Por tanto, si se agota el término, los Pujol habrán estado bajo el foco de la Audiencia Nacional nada menos que nueve años.

Valga decir que casi un decenio de sometimiento al foco inquisidor de la justicia, la policía y los fiscales es un mal trago que no se debe desear ni al peor de los enemigos.

De la Mata viene escudriñando a los miembros del clan pujoliano, así como a los suegros, cuñados y exesposa de Jordi Pujol júnior, amén de a varios empresarios. En total, una treintena de personas están imputadas en la causa.

El magistrado ha acordado ahora prolongar y ampliar sus averiguaciones, por cuanto todavía están pendientes de cumplimentarse sendas rogatorias cursadas a Luxemburgo y Andorra. Además, Grand Tibidabo, que se encuentra en proceso de liquidación, se ha personado en el procedimiento y también solicita la práctica de varias diligencias.

La decisión dilatoria de De la Mata ha coincidido en el tiempo con la llegada a la Audiencia Nacional de la respuesta a un requerimiento a entidades de Andorra. Corresponde a dos cuentas de Josep Pujol Ferrusola en Banca Privada d’Andorra y la Banca Reig, esta última ahora llamada Andbank.

Josep Pujol Ferrusola ya regularizó ambos depósitos ante la Hacienda española, con un saldo conjunto de dos millones de euros, y pagó las correspondientes sanciones.

La contestación de los bancos revela con todo detalle quiénes fueron los ordenantes y cuáles los importes de los centenares de abonos, transferencias e ingresos en efectivo verificados en los mentados depósitos durante un largo periodo, que va desde comienzos de los años 90 hasta fechas recientes. Lo mismo ocurre con todos los cargos realizados en ese intervalo.

En resumen, los aportes en metálico suman más de 200 millones de pesetas y 1,2 millones de euros. Asimismo, en una subpartida se anotan entradas por 32,1 millones de euros y salidas por 31,8 millones.

El despiece de semejante arsenal informativo, apunte por apunte, es algo parecido a un catálogo de los horrores. El motivo es palmario, ya que cada inscripción encierra un supuesto trasiego de dinero negro.

La lista incluye movimientos, entre otros muchos, con los bancos estadounidenses Merrill LynchCorestates International BankSun Trust Miami y Bank of New York; el helvético Swiss Bank Corporation; el monegasco Banque du Gothard; y el británico HSBC Private Bank.

También figura un envío de Juan Manuel Rosillo Cerrejón, ciudadano de origen mejicano conocido como John Rosillo. Este personaje, que vivía puerta con puerta con Jordi Pujol Ferrusola en la calle Muntaner de Barcelona, aterrizó en Cataluña a comienzos de los años 90 como representante de la promotora inmobiliaria norteamericana Kepro, con el propósito de levantar lo que tiempo después sería Diagonal Mar.

Las andanzas de Rosillo en Barcelona darían para escribir un libro. Rosillo mantuvo estrechas y azarosas relaciones con miembros del Govern de Jordi Pujol y articuló varios embrollos sonados. Sus aventuras terminaron en 1999 con una condena a seis años y medio de prisión por irregularidades tributarias. El caballero huyó a Panamá. En octubre de 2007 apareció muerto en una habitación del hotel Ambassador.

El destape de los números de Josep Pujol brinda ahora al juez la posibilidad de emprender algunas líneas más de rastreo. Por ello no sería de extrañar que broten nuevas comisiones indagatorias, a la luz del aluvión informativo que contiene el documento llegado de Andorra.

Así, pues, el bochornoso serial protagonizado por la saga pujolesca no sólo no se extingue, sino que continúa con vigores recrecidos. Y lo que te rondaré, morena.

Artículos anteriores
¿Quién es... Gonzalo Baratech?
Gonzalo Baratech

Baratech forma parte de una estirpe periodística catalana de larga tradición. Licenciado en Administración de Empresas por la European University y máster en Social Media Branding & Digital Strategy por La Salle-Universidad Ramón Llull, es coautor del libro Mas-Colell, el ‘minessoto’ que fracasó en política, de reciente publicación. Ha colaborado en Economía Digital y con anterioridad en La Vanguardia Digital y el diario Avui.