Palco

Joan Laporta, cazado mientras habla por teléfono / REDES

Joan Laporta, cazado mientras habla por teléfono / REDES

El nuevo golpe a la Superliga distorsiona los planes del Barça de Laporta

También lo hace la nueva normativa aprobada por la Liga sobre el control económico

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

09.12.2022 00:44h

3 min

A Laporta se le está desmontando el plan. Una serie de eventos desafortunados --como si el mismo Lemony Snicket lo hubiese escrito-- han chocado directamente contra las previsiones de la directiva en su objetivo por revitalizar las cuentas. Hasta hace unos días, la estrategia consistía en seguir usando las palancas como vía temporal de ingresos; pequeñas dosis de vida extra con la esperanza de que, en pocos años, la Superliga Europea saliese adelante.

De momento, el viento sopla en contra tanto de una cosa como de la otra. Las irregularidades contables de la Juventus, destapadas por la firma de servicios Deloitte, han colocado a la Vecchia Signora con unas pérdidas acumuladas de 466,1 millones de euros en los dos últimos ejercicios. Eso ha provocado la dimisión en masa de la junta de Andrea Agnelli, dejando al gigante italiano --por sorprendente que pueda parecer-- al borde de la quiebra técnica.

La Superliga Europea se tambalea

Se trata de un duro golpe no sólo para la Serie A y el fútbol europeo, sino especialmente para la gestación de la Superliga. La Juventus había sido hasta ahora, junto con FC Barcelona y Real Madrid, uno de los grandes impulsores del megalómano proyecto de Florentino Pérez. En su situación actual, será complicado que pueda seguir dando apoyo a los dos equipos españoles, que cada vez están más solos en la guerra fría contra la UEFA de Aleksander Ceferin.

Laporta siempre ha concebido la Superliga como un negocio altamente beneficioso para el Barça. Una especie de Edén económico que lograría salvar el futuro contable de la entidad, impidiendo su conversión en SAD y permitiendo que continuase siendo propiedad de los socios. "Nos daría 300 millones anuales", aseguró el presidente en una entrevista reciente, sin contar además con que el FC Barcelona, al ser uno de los clubes fundadores, recibiría un bonus inicial de 1.000 millones de euros. La luz al final del túnel, por decirlo de alguna manera.

Agnelli, Laporta y Florentino, fundadores de la Superliga Europea, en un fotomontaje / Culemania

Agnelli, Laporta y Florentino, fundadores de la Superliga Europea, en un fotomontaje / Culemania

Javier Tebas asesta otro golpe a Laporta

A la espera de lo que decida el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en los próximos días, los cimientos de la Superliga se tambalean. Aún ayuda menos que la Liga, con Javier Tebas al mando, haya cambiado la normativa de sus estatutos introduciendo medidas contra la venta y cesión de activos, que desde ahora no servirán a los clubes para gastar dinero en fichajes. Tampoco para reducir masa salarial ni equilibrar los límites del Fair Play Financiero.

Laporta, que aún tiene guardada la carta de Barça Licensing & Merchandising (BLM), ve ahora como su castillo de naipes se desmorona. El mandatario culé preveía vender el 49% del retail azulgrana a un agente externo --Fanatics ha sonado con fuerza-- y, de esta forma, ingresar de golpe y porrazo entre 200 y 300 millones de euros. Un dinero que habría servido para fichar a más jugadores y permitir que, después, fuesen inscritos en la competición de Liga.

Barça y Madrid delegan en Clifford Chance

El hecho de que Javier Tebas haya modificado la normativa cambia las reglas del juego para el Barça, cuyo plan inicial para ganar tiempo hasta la creación de la Superliga ha quedado desarticulado. FC Barcelona y Real Madrid se negaron a acudir a la asamblea celebrada por la Liga en Dubái, y fue un abogado de Clifford Chance, Fernando Irurzun, quien participó en representación de ambos clubes. Lo hizo votando, naturalmente, en contra del cambio normativo.

Joan Laporta y Javier Tebas, enfrentados en una guerra fría interminable / EL ESPAÑOL

Joan Laporta y Javier Tebas, enfrentados en una guerra fría interminable / EL ESPAÑOL

A Javier Tebas no le gustó nada la irrupción en escena del abogado de Clifford Chance. “El Barça estaba apuntado hace unos días con su tesorero, Ferran Olivè, pero por lo visto ha recibido la llamada de Florentino... y a formar”, fueron las irrespetuosas palabras del presidente de la patronal, desatado contra el Barça. Cabe recalcar que Ferran Olivè y Mateu Alemany son, a día de hoy, las dos personas que mejor relación tienen con el mandatario de la Liga.

El tesorero azulgrana, sin ir más lejos, estaba de acuerdo en firmar el famoso acuerdo con CVC. Tan sólo las influencias y consejos de Florentino Pérez a Laporta, a quien hizo diversos favores para ganar tiempo hasta la Superliga, impidieron que el Barça se sumase a la firma del resto de clubes españoles. El director de orquesta de ACS y el Real Madrid proporcionó a Laporta el contacto de Anas Laghrari, que ha sido el encargado de confeccionar el armatoste legal para activar cada una de las palancas que ha ido gastando Laporta, como si fueran las balas de un revólver.

Florentino guía las decisiones de Laporta

¿Está dibujando el Real Madrid de Florentino las decisiones del Barça de Laporta? Que las está orientando, es evidente. Y que por ahora han servido para maquillar la descomunal crisis económica del club, también. La pregunta es, tras los últimos acontecimientos, cómo variará Laporta su estrategia inicial para hacer frente a los futuros problemas de la entidad culé. Y si las decisiones que tome, unidas a la captación de nuevos patrocinadores, serán suficientes para evitar una hipotética conversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD). Demasiadas dudas... y pocas certezas.

 
Hoy destacamos