Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dispositivo que evalúa la zona en la que apareció el cadáver de Esther López /  EP

La policía incauta el coche que pudo haber matado a Esther López

Se trata del vehículo de Óscar, uno de los investigados por la muerte de la joven, con quien, además, estuvo horas antes de que se le perdiera la pista

3 min

Salen a la luz nuevos datos sobre la muerte de Esther López, la vecina de Traspinedo (Valladolid), que desapareció la noche del 13 de enero, y que fue hallada sin vida el 5 de febrero, en una cuneta de la carretera N-122. Para los investigadores, todas las hipótesis se centran ahora en Óscar, y en su Volkswagen T-Roc. 

La autopsia practicada al cadáver de la malograda apuntaba como principal causa del óbito un “politramautismo torácico abdominal con hemorragia interna profusa que causó un 'shock' hipovolémico”, una lesión que podría ser compatible con que la víctima hubiera sufrido un atropello mortal. Los cuatro forenses del Instituto de Medicina Legal de Valladolid señalaron que el cadáver presentaba varias fracturas óseas y una luxación de cadera debido a un fuerte golpe. 

Los principales sospechosos 

Desde entonces, la policía busca el vehículo de la persona que la atropelló y abandonó su cadáver en la citada via. De hecho, según ha trascendido, la Guardia Civil vuelve a dirigir todas sus sospechas de nuevo hacia Óscar, uno de los principales sospechosos del caso, quien además estuvo con Esther la fatídica noche.

A pesar de que en un primer momento las pesquisas apuntaban a Ramón, las pruebas practicadas por los forenses en su domicilio y turismo, concluyeron que López no había estado ahí. Si bien cabe recordar que la fallecida estuvo en el coche de Óscar, junto a otro hombre, Carolo, antes de que se le perdiera la pista: los tres habían estado juntos viendo el partido de la Supercopa de España entre el FC Barcelona y el Real Madrid en un bar.

Los próximos pasos 

Según recoge Europa Press, este miércoles los investigadores del instituto armado han pedido una nueva autorización a la jueza que instruye el caso para requisar el Volkswagen T-Roc del sospechoso y practicar nuevas diligencias en su interior. Acto seguido, se han presentado en su casa y se han llevado el vehículo con una grúa.

El turismo se encuentra en estos momentos en la comandancia de Valladolid para desmontarlo pieza por pieza en busca de rastros genéticos de la víctima. La primera vez que se inspeccionó apenas se encontró rastro de la vallisoletana, ya que el interior del habitáculo había sido limpiado por el sospechoso previamente. Así las cosas, de haber quedado restos de ADN de Esther en la carrocería interna, podrían ser ahora identificados. Algo que confirmaría que el acusado estuvo incolucrado directamente en la muerte de Esther.