Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana /EP

Victoria de Arantxa Sánchez Vicario frente a Josep Santa Cana en los tribunales

La tenista consigue que el juicio sobre su divorcio y su fortuna evaporada se dirima en Miami, como quería ella, y no en Barcelona, como quería él

3 min

La Audiencia de Barcelona ha fallado a favor de Arantxa Sánchez Vicario. Según ha explicado Ramón Tamborero, abogado de la extenista a Europa Press, la sección 12 de la Audiencia de Barcelona acepta el recurso de Sánchez Vicario contra la sentencia de divorcio.

Una resolución que dictó el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Esplugues de Llobregat (Barcelona) en marzo de 2019.

El divorcio se instruirá en Miami

De este modo, la sentencia de divorcio que interpuso el tribunal catalán queda anulada y traslada la tramitación de la capitulación a los tribunales de Miami. Lugar en el que se inició el litigio hace tres años.

Para la justicia estadounidense, los acuerdos prematrimoniales firmados por la pareja, en España, carecen de validez y, por ende, el empresario catalán deberá justificar la acumulación de capital posterior a su enlace con la tenista; momento en el que él pasó a ser el administrador de bienes tanto de ella como del matrimonio.

Una deuda de 7 millones de euros

Una acción que ha llevado a la tenista española a la ruina y por la cual ha tenido que vender todas sus propiedades para hacer frente a la deuda de 7 millones de euros, que el matrimonio contrajo con el Banco de Luxemburgo por un aval impagado. Un endeudamiento por el cual la pareja podría enfrentarse a una pena de cuatro años de cárcel. 

Desde hace tres años, la barcelonesa ha salido adelante por el dinero que se embolsaba por dar clases en una escuela de Tenis en la capital de la Florida, así como por sus labores como comentarista deportiva en diferentes televisiones de los Estados Unidos.   

Euforia contenida

No obstante, pese a este primer avance, el letrado de Vicario anuncia que la sentencia todavía puede ser recurrida por la otra parte con un recurso de casación.

Si bien Tamborero asevera que su clienta se encuentra feliz por la sentencia dictada, aunque de ahora en adelante no se pronunciará al respecto. A consecuencia de ello, advierten de que toda cita que se haga a sus allegados, carecerá de validez.