Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Yurena, Terelu Camps, Sofía Suescun y Gianmarco Onestini en 'La Última Cena' / MEDIASET

Terelu Campos se sincera sobre el amor: “No creo en las segundas oportunidades”

La anfitriona de esta semana ha abierto las puertas de su casa a Yurena, Sofía Suescun y Gianmarco Onestini para contarles sus romances

2 min

Esta semana le ha tocado a Terelu Campos cocinar en Ven a cenar conmigo Gourmet. La presentadora ha abierto las puertas de su casa a Yurena, Sofía Suescun y Gianmarco Onestini para sorprenderles con sus recetas y para contarles los romances que han marcado su vida. 

Entre el primer y el segundo plato, Yurena le ha preguntado a la mayor de las Campos sobre el amor. Ha sido entonces cuando Terelu se ha sincerado: "Tuve pareja hace seis años y no ha aparecido nadie más en mi vida". La anfitriona de la noche admite que no está abierta al amor porque está "muy bien" como está. 

Cerrada al amor

"Siempre había estado encadenando hombres, pero no se ha cruzado nadie en mi vida que me guste", ha continuado la presentadora. Sus comensales la escuchaban atentamente cuando ha confesado que no necesita a ningún hombre sexualmente: "En todo caso, afectivamente". 

Por su parte, Sofía Suescun cree que ya ha encontrado al amor de su vida, Kiko Jiménez. "Yo creo que existe el amor de tu vida en cada momento", ha sentenciado Terelu. Cuando Yurena le ha preguntado si volvería con alguno de sus exmaridos, la televisiva ha sido clara y contundente: "No creo en las segundas oportunidades". 

Confesiones

Mientras tanto, la antigua Tamara ha aprovechado el tema del amor para intentar ligar con Gianmarco. "Me encanta jugar, yo soy muy gata, seductora, misteriosa y muy apasionada", ha confesado. Algo que no ha sorprendido a nadie teniendo en cuenta que durante la cena anterior se cayó por error en la piscina del italiano

Terelu ha recibido muy buenas críticas de sus invitados sobre su menú: pastel de pimiento y cangrejo, y otro de espárragos como entrante, carne al horno con verduras para el plato principal y tocino de cielo acompañado de merengue en el postre. Una rica cena para compartir las mejores de las confesiones.