Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Princesa de Asturias durante un discurso /RTVE

La Princesa de Asturias cumple 15 años

Leonor de Borbón Ortiz ostenta también los títulos de Princesa de Girona y de Viana, duquesa de Montblanc, condesa de Cervera y señora de Balaguer

3 min

Durante la noche del 30 de octubre de 2005, Letizia Ortiz ingresaba en la clínica Ruber de Madrid para dar a luz a su primera hija. Se desconocía si sería niño o niña. Minutos después de la una de la madrugada del 31 de octubre, Casa Real enviaba un SMS anunciando la llegada al mundo de la infanta Leonor. Casi cinco horas después, el por aquel entonces príncipe Felipe comparecía emocionado ante los medios para ofrecer más detalles sobre el nacimiento de su hija.

La primogénita de los Reyes llegaba al mundo hace hoy quince años pesando más de 3,5 quilos y midiendo más de medio metro. A lo largo de los años, hemos sido participes del crecimiento y evolución de Leonor. La princesa ha sido educada en diferentes idiomas como el inglés, el francés, el chino, el árabe, el catalán, el gallego, o el euskera.

De infanta a princesa

Uno de los momentos más importantes de su vida llegaba cuando tan solo tenía nueve años. Leonor pasaba de ser infanta a princesa tras la abdicación de su abuelo, el Rey Don Juan Carlos I, en favor de su hijo, Felipe VI.

Un hecho por el que se le atribuirían los títulos de Princesa de Asturias, Princesa de Girona, Princesa de Viana, duquesa de Montblanch, condesa de Cervera y señora de Balaguer. Buena parte de estas distinciones proceden de Catalunya. "Una tierra que siempre ocupará un lugar especial en mi corazón" tal y como señaló en su primer discurso en catalán, el año pasado.

"La niña bonita"

Calzada en sus primeros salones de más de cinco centímetros, la hija de Don Felipe y Doña Letizia cumple la edad de "la niña bonita" rodeada de una turbia polémica que envuelve a la corona. La futura monarca vive una juventud muy diferente a la de su padre. Sin embargo, está no es la primera que se han formulado dudas acerca de su futuro reinado.

Desde pequeña, el nacimiento de un posible hermano ponía en duda su ascenso al trono, puesto que la Constitución Española da prioridad al descendiente varón. De no haber nacido su hermana, la infanta Sofía, y de haberlo hecho un niño, la Carta Magna hubiera obligado a Leonor a ser Infanta de España y a renunciar a su reinado.