Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los cinco integrantes de La Oreja de Van Gogh, en la imagen oficial del grupo / LODVG

Pablo Benegas, de La Oreja de Van Gogh: "Nos da la vida subirnos al escenario"

La banda donostiarra regresa a los escenarios para presentar su octavo álbum de estudio, 'Un susurro en la tormenta'

11 min

Pablo Benegas Urabayen (San Sebastián, 1976) es el guitarrista y compositor español miembro del grupo de pop La Oreja de Van Gogh. Con más de 25 años de trayectoria encima de los escenarios y ocho álbumes de estudio en el mercado, la banda donostiarra aterriza este viernes 13 de agosto en el Festival Jardins del Terramar de Sitges. 

Junto a Leire Martínez, Xabi San Martín, Haritz Garde y Álvaro Fuentes, Benegas presentará su octavo disco, Un susurro en la tormenta. Un nuevo trabajo con el que entraron directamente en el número uno de ventas en España, México, Argentina, Chile, Colombia y en el top de los discos de música en español en los Estados Unidos. De su nuevo álbum, de su nueva gira, de cómo han vivido la pandemia y de temas tan trascendentales como el hecho de ser padres de la primera generación de niños que vive sin el terrorismo ETA desde el siglo XX ha hablado con Crónica Directo. 

Entrevista a Pablo Benegas

--PREGUNTA: ¿Cómo considera que ha sido la evolución del grupo a lo largo de estos 25 años de trayectoria?

--RESPUESTA: La evolución ha ido de la mano de la evolución de los integrantes, de las personas que escribimos las canciones y contamos las historias. Es una evolución natural en la vida de cualquiera y evolucionas de una música más directa y orgánica, que iba directamente del corazón al papel, a una música donde sigue existiendo esa emoción, pero con una madurez, otra reflexión, otra capacidad de introspección.

--“Un susurro en la tormenta”, ¿por qué este nombre para su último álbum?

--Nos dimos cuenta de que habíamos escrito 11 historias que todas tenían un hilo conductor: las conversaciones. Hay conversaciones en el disco con uno mismo, con nuestros hijos, amigos, parejas, pero siempre era el hilo conductor. Lo de tormenta, en la vida de todo el mundo han existido, aparte de esta que nos está cayendo. Y susurro, pues esa forma que tenemos nosotros muchas veces que detrás de una historia que es dura, pues terminarla con ese sabor de boca de esperanza.

--¿Consideran que es su mejor trabajo?

--Sí. Creo que, cuando hay perspectiva, habrá pocos artistas que no consideren que su último trabajo no sea el mejor. Nosotros hemos llegado donde queríamos y hemos conseguido contar lo que esperábamos. Hoy por hoy, nos sentimos plenamente identificados con lo que hemos escrito y con el sonido que hemos conseguido.

--¿Es este el disco más personal, más íntimo, de La Oreja de Van Gogh?

--Así es. Siempre hemos hablado de cosas que nos han pasado a nosotros o a nuestro entorno, pero en este disco hemos mirado más hacia dentro de nosotros; digamos que es el más autobiográfico. Lo hemos disfrutado, aunque cada vez nos cueste más escribir porque tenemos la sensación de que lo hemos escrito todo y a veces sintamos que estamos estancados. No obstante, cuando consigues llegar donde quieres, es muy gratificante.

--¿Por qué deciden componer e incluir el sencillo ‘Sirenas’ en este recopilatorio? ¿Qué significa para ustedes este tema?

--Surgió durante la composición de este disco. Nos dimos cuenta de que ya no teníamos el sobresalto que nos producía escuchar las sirenas de los coches de policía y de las ambulancias aquí, en San Sebastián. Se te encogía el estómago cada vez, sabías que había pasado algo grave. Ahora, somos todos padres de la primera generación de niños que vivirán sin el terrorismo de ETA y queríamos hacer un poco de memoria, contar lo que pasó, desde la convicción de que hay que mirar hacia el futuro y crear una convivencia. No obstante, esto sería imposible si no se cuenta a las nuevas generaciones lo que pasó aquí, que fue tremendo.

--¿Cómo han vivido la pandemia? ¿Seguían ensayando, preparando la gira…?

--Estábamos a punto de montar en una furgoneta para grabar el videoclip del primer single y llegó el confinamiento. No pudimos grabarlo pese a tener el disco. Con todo, no cambiamos nada: ni el título del álbum ni el timing de lanzamiento de temas. Lo mantuvimos todo igual, excepto la gira por Estados Unidos, que la tuvimos que posponer. Nada más que pudimos, ya volvimos a ensayar, aunque debo reconocer que fue algo raro, porque lo hacíamos con mascarillas, pero es lo que hay, como en todos los trabajos.

--¿Cuál ha sido la respuesta del público?

--Muy buena, la verdad. Entendemos cuál es la situación: ir a un concierto en el que no puedes saltar, bailar, gritar, abrazar a la persona a la que tienes al lado porque tienes que ir con mascarilla, es el anticlímax. En un concierto, el ambiente lo pone la gente. De hecho, el ambiente es lo más importante que ocurre en los conciertos. Es maravilloso ver cómo sigue viniendo la gente, sobre todo, porque tienen la necesidad de exteriorizar emociones; vemos caras de verdadera emoción. Ahora que solo se ven los ojos, es impresionante ver la capacidad que tienen de transmitir.

--¿Qué se siente al regresar a los escenarios y al volver a llevar su música a la otra punta del charco?

--Es un lujo, un privilegio. Sabemos que somos un grupo de privilegiados por el hecho de poder volver a girar por Estados Unidos y Suramérica este mismo otoño. Hay compañeros que lo están pasando mucho peor.

--Muchos fans se preguntan qué pasó con ‘Una historia de amor’. ¿Por qué se presentó en YouTube, en un formato corto, y sin darle presencia en un álbum?

--Hay ideas que surgen, que no evolucionan, que se quedan ahí, pero las compartes. Esto fue una cosa muy puntual, anecdótica, que para nosotros no tuvo más recorrido, pero que sabemos que para los fans es algo que se quedó; especial. A veces es mucho más fácil que guste una idea sin terminar solo porque te lleva a imaginar cómo podría llegar a ser el final, como terminarías la canción.

--¿Cuál consideran que es la canción de La Oreja de Van Gogh que nunca puede faltar en uno de sus conciertos?

--¡No lo sabemos! Nuestra ilusión en cada disco es presentar las nuevas canciones, pero siempre hacemos un recorrido por las piezas que consideramos más importantes de nuestra discografía. A veces les intentamos dar una vuelta. Intentamos hacer siempre un repaso que sirve para dar una visión conjunta del grupo, es lo que queremos transmitir. También nos gusta esa sensación de la gente, que viene a vernos, empieza a repasar canciones y a recordar momentos de su vida. Hacer este repaso es muy bonito, pero para darle vigencia y continuidad al grupo hay que introducir las canciones nuevas que cuentan lo que nos preocupa ahora.

--Una de las canciones de este último álbum que más cautiva a sus fans es ‘Menos tú’. Habla de la perfección, del amor, de cómo te hace sentir la persona que tienes al lado, ¿pero por qué ese final y, por tanto, ese título…?

--Nos ha pasado a todos, la verdad. El encontrarnos o estar con alguien que desde un punto de vista racional lo reúne todo, pero que realmente no nos gusta. Como diría Pessoa: “Si el corazón pudiera pensar, se pararía”. Así es el amor.

--¿Qué prepara esta banda para el futuro?

Ahora... ¡Girar, girar y girar! Aunque sea una gira muy difícil, muy complicada, con aplazamientos, sobresaltos… Hay que estar prevenidos con muchas precauciones. Todo esto nos tiene muy centrados. No obstante, nos gustaría agradecer a todos esos valientes, promotores y personas que hacen posible dar conciertos y vivir la música en directo en estos momentos. A nosotros nos da la vida subirnos al escenario, pero hay mucha gente y muchas familias que viven de ello. Apostar por ello tiene mucho valor, es de ser unos valientes y lo queremos agradecer.

--¿Qué le diríais a toda esa gente que va a ir a veros este viernes 13 de agosto al Festival Jardins del Terramar de Sitges?

--Que vamos a intentar sacarles dos horas de su día a día para que olviden todos sus problemas. Les traeremos a nuestro mundo para conseguir emocionarles. Este es nuestro mayor éxito. Y, sobre todo, que estén tranquilos, porque en nuestros conciertos se cumplen con todas las normativas y protocolos de seguridad. Además, quiero agradecer y destacar que la gente que viene siempre a nuestras actuaciones es muy respetuosa.