Menú Buscar
María José Campanario recibe el alta médica / GTRES

María José Campanario recibe el alta médica

La mujer de Jesulín de Ubrique ya se encuentra en casa tras su último ingreso hospitalario

3 min

La odontóloga más famosa de nuestro país, María José Campanario, ya vuelve a respirar aliviada tras su última recaída, debido a la fibromialgia que padece desde hace más de una década.

Y es que después de unos días en el hospital gaditano, Virgen de las Montañas, Campanario ya ha abandonado el centro sanitario y se encuentra reposando en casa junto a sus hijos y marido.

María José Campanario ya está en casa

La mujer del diestro, Jesulín de Ubrique, se convirtió en actualidad, hace unos días, cuando Terelu Campos anunció en el programa de Telecinco, Viva la Vida, que el entorno más cercano de la dentista le había confirmado que, María José, había sido, de nuevo, ingresada en el hospital debido a la fibromialgia que padece desde hace ya varios años.

Un nuevo ingreso que, según contaron en dicho programa, preocupaba, y mucho, a la odontóloga porque no quería que se publicaran imágenes suyas con este estado. Unas fotografías que, de momento, no han salido a la luz. Y es que Campanario, quien recibió el alta el pasado viernes pero no abandonó el hospital hasta el pasado lunes 29 de julio, ya se encuentra en su casa de Arcos de la Frontera, en Jerez, junto a sus hijos y marido.

Cumpleaños de boda tardío

Ahora que Campanario ya se encuentra en su domicilio podrá celebrar, junto a Jesulín de Ubrique, sus 19 años de casados. Una aniversario de bodas que se cumplió el pasado día 27 de julio pero que ninguno de los dos pudo festejar porque estaban separados en una fecha tan especial para ambos.

María José Campanario se encontraba ingresada en el hospital de Cádiz y el diestro, Jesulín de Ubrique, tenía un compromiso profesional en Tudela, donde volvió a ponerse delante de los toros. Ahora, ya juntos en casa, podrán que hace 19 años se dieron el “sí, quiero” en una multitudinaria boda en Sevilla. Y es que más vale celebrar las cosas  tarde, que nunca.