Menú Buscar
Leo Messi casi es agredido por un hombre en una discoteca de Ibiza / GTRES

A Messi casi le destrozan la cara en Ibiza

El jugador del Barcelona a punto estuvo de llegar a las manos con un hombre a la salida de una conocida discoteca

3 min

Lo que parecía que iban a ser unas idílicas vacaciones para el jugador argentino, Leo Messi, terminaron convirtiéndose en una de sus peores pesadillas.

Y es que le delantero del Barcelona acudió a una conocida discoteca de la isla pitusa para disfrutar de un concierto, en compañía de unos amigos cuando, a la salida, casi se pelea brutalmente con otro de los asistentes. ¿Qué pasó?

Leo Messi se mete en medio de un gran berenjenal

Con el objetivo de apurar sus últimos días de vacaciones, antes de incorporarse a los entrenamientos de pretemporada con el F.C. Barcelona, el delantero argentino ha viajado hasta Ibiza, en compañía de sus amigos, Cesc Fábregas, Jordi Alba, Luís Suárez y sus respectivas mujeres, donde ha disfrutado de sus últimos baños y fiestas veraniegas.

Aunque por fiesta, y no precisamente a ritmo de música, la que casi le dan al jugador del Barcelona en la discoteca Ushuaïa. Y es que mientras que Messi y toda su tropa se lo estaban pasando en grande durante el concierto de Ozuna, a juzgar por todas las imágenes y vídeos que han compartido en las redes sociales, un hombre, también presente en la fiesta, se dispuso a aguarle la velada al argentino, acercándose hasta él con la intención de agredirle. Una pelea de la que rápidamente se percataron los miembros de seguridad del local, y solucionaron escoltando al futbolista.

Leo Messi también se ha quemado con el sol

Este año, las vacaciones del argentino han estado marcadas por las incidencias. Y es que al intento de agresión sufrido en Ibiza, hay que sumar la agresión solar que sufrió durante su viaje familiar a la paradisíaca playa de Antigua y Barbuda.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi) el

Unas vacaciones en las que el jugador del Barcelona no tomó las suficientes medidas contra los rayos del sol y terminó quedándose más rojo que una gamba. Así lo compartió él mismo a través de su cuenta de Instagram, con una fotografía en la que aparece con sus amigos más íntimos en Rosario, su ciudad natal. Pues nada Messi, otro año será.