Menú Buscar
Una foto de archivo de la cantante fallecida Whitney Houston

Kanye West paga 73.000€ para publicar una imagen del baño de Whitney Houston lleno de drogas

La publicación no ha sentado nada bien a la familia ya que rememora cómo y dónde fue encontrado el cuerpo sin vida de la cantante tras fallecer por sobredosis

3 min

Kanye West se ha vuelto a meter en líos. Almenos con la familia de la cantante fallecida en 2012, Whitney Houston. Con el estreno de su nuevo disco, el cantante ha pagado por los derechos de autor un total de 73.000 dólares para conseguir una imagen muy peculiar. 

El baño lleno de drogas del Hotel donde falleció Whitney Houston. West, también productor musical, decidió cambiar la portada de el disco de su compañero Pusha T, llamado DayTona, horas previas a su lanzamiento. 

Malestar en la familia

La noticia no ha sentado nada bien a la familia de la difunta artista. Damon Elliott, familiar de la cantante, comentó que cuando se enteró se puso enfermo del estómago al recordar lo que había sucedido seis años atrás, momento en el que Houston, con 48 años, fallecía víctima de una sobredosis en la bañera de un hotel.

"No pensé que llegaría tan lejos al invadir la privacidad de la familia de alguien", dice Elliott. Hacer algo de esta magnitud "para vender discos es absolutamente repugnante", añadió. La fotografía ya había sido publicada por primera vez en 2006 en el National Enquirer, pero que un cantante la haya usado en su beneficio no ah sentado nada bien. Los círculos más cercanos se preguntan: "¿Cuál es la parte creativa de todo esto?". 

Pago personal

Pusha T, de 41 años, apareció en el programa de The Angie Martinez el miércoles para promocionar el álbum que acaba de lanzar al mercado y confesó que West lo había llamado con cambios de última hora en la portada. "A la una de la madrugada suena mi teléfono y West decía que le gustaba una obra de arte que costaba 85 mil dólares (73.000 euros)", recordó.

Al cantante le parecía muchísimo dinero y prefería seguir adelante con la imagen que se había elegido en un primer momento. Pero West insistió: "No, esto es lo que la gente necesita ver para acompañar esta música". El rapero, productor y marido de Kim Kardashian pagó de su bolsillo un dineral para hacerse con los derechos de la fotografía, pero no está claro si fue al medio The Enquirer o la cuñada de Houston, Tina Brown.