Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cantante Hugo Cobo / SONY MUSIC

Hugo Cobo: “Siempre he sido muy polémico, pero tampoco está mal”

El exconcursante de 'Operación Triunfo' presentará su proyecto musical en el Share Festival de Barcelona

18 min

Se dio a conocer al mundo en la última edición de Operación Triunfo y desde entonces no ha parado. En su corta trayectoria, Hugo Cobo ya suma dos EPs y continúa intentando hacerse su propio hueco en la industria musical.

Su concurso estuvo marcado por la pandemia del coronavirus. Y su salida también. Un año después de finalizar el programa, el cantante y compositor se sube a un escenario este 17 de julio en el Share Festival de Barcelona para mostrar su proyecto musical en solitario.

Trayectoria

El joven se inició en el mundo de la música con 13 años subiendo versiones de canciones a Internet y tocando la guitarra en la calle. Desde su salida del concurso ha cosechado éxitos como Intenta olvidarme y su más reciente Jarana.

Apasionado por la fusión de estilos, el joven artista explica en una entrevista con Crónica Directo cómo se implica en todo el proceso de composición y producción. Además, hace frente a su pasado en el programa de TVE y a las polémicas posteriores.

--Pregunta: ¿Qué puede contar de su concierto en el Share Festival?

--Respuesta: Voy a cantar todo lo que pueda. Lo único que puedo decir es que vamos a disfrutar mucho, tanto por streaming como allí en persona. Que no se preocupe la gente que no pueda venir o que no pueda verlo porque tocaremos más veces.

--Se podrá disfrutar desde casa.

--Sí. Yo veía que mucha gente pedía el streaming y el aforo también está reducido. Ahora hay que hacer estas cosas y adaptarse a nuevos tiempos. Tendremos que estar pendientes de todo: de la pantalla, la cámara, la gente presente...

--¿Cómo es un concierto suyo?

--Estamos allí para pasarlo bien todos. El único concierto que he tenido físicamente con la gente fue el 23 de junio en Madrid. Vino un montón de gente y yo veía todo el mundo disfrutar bailando. No se podían levantar de la silla, pero sí que se sabían todas las canciones y cantaban ellos más que yo. Me sorprendió un montón porque justamente el día del concierto habían pasado días de haber sacado el EP y no entendía que se hubieran aprendido las canciones tan rápido. Para mí fue muy gratificante porque yo hago música para eso. 

--Comparte día en el cartel con Eva. ¿Tienen pensado cantar alguno juntos?

--Realmente no lo veo bonito tampoco. Si yo hago un concierto en solitario y la invito, ella luego no tiene que cantar. Pero teniendo cada uno su show yo creo que así es mejor. Ella lo puede disfrutar más para ella sola porque tiene muchísimas ganas de salir, va a ser su primer concierto presencial y quiero que lo disfrute con todo. Y yo también tengo ganas de verla como espectador.

--Su EP salió hace un mes. ¿Cómo ha sido el recibimiento?

--Ha sido muy guay. Como llevaba desde diciembre sin haber sacado nada yo pensaba que la gente iba a perder el interés. Pero qué va. Al final lo han recogido con muchísimas ganas, con mucha ansia y me han sorprendido, como siempre hacen. Estoy muy contento, muy feliz de cómo va creciendo poco a poco.

--¿Le preocupaba que a la gente no le gustara?

--A mí lo que más me preocupa es el momento de sacar la canción. Luego ya me da igual todo lo demás y quien la quiera que la escuche y quien no, no. No se le puede gustar a todo el mundo. Yo de los números no me doy cuenta muchas veces, no estoy muy pendiente cuando salen las canciones. Me limito a cantar, a echarlo todo, y luego ya me llevo la sorpresa de que me digan que la canción va bien.

--Dice que llevaba desde diciembre sin sacar música. ¿Es tanto tiempo?

--Si lo comparas con cómo era la industria antes, no es tanto. Mira Rihanna, que lleva 5 años sin sacar nada. Imagínate sus fans como tienen que estar. Es un planteamiento en el que yo estuve de acuerdo con sacar de EP en EP. Ahora no sé si cambiaremos la forma de sacarlo todo, pero esto ya salió así y así se ha quedado.

--¿Por qué decidió hacer un disco más urbano?

--Me ha dado por el rollito de lo urbano, pero de todas formas sigo haciendo lo mismo de mezclar estilos. Quiero transmitir una emoción diferente en cada canción que escuches y hablar de varios temas en los que casi todo el mundo pueda sentirse identificado. Son canciones que están para cantarlas, para disfrutarlas, para sentirte identificado y para vivirlas.

--¿Le gusta implicarse en el proceso de composición y producción?

--Desde el primer momento hasta el final tengo que estar ahí metido porque si no me enfado. Cada canción es un hijo y lo tienes que cuidar y estar con él hasta el final. Hay que estar pendiente de todo para que al final tome el sonido que tú realmente quieres. Y eso solamente lo sabes tú. Lo puedes explicar más o menos a otra persona, pero tienes que estar delante porque para cada uno es una cosa diferente.

--Lleva poco en la industria musical. ¿Se ha acostumbrado al ritmo de trabajo?

--Sí, la verdad es que ya estoy un poco hecho. Me levanto por la mañana, voy al estudio y no veo la luz del día, pero esto es así para hacerte escuchar. Tienes que estar presente para la gente con la que trabajas y se trabaja todos los días. Estoy acostumbrado ya y ya conozco más o menos a cada quien y ya sé con quién sí y con quien no.

--¿Seguirá experimentando en temas de estilo?

--Claro, pero ahora estoy también pensando mucho en ponérselo más fácil a las plataformas que no saben en qué género encasillarme. Y decidir un año dedicarme a un estilo solo, al siguiente a otro, y así. Porque si no es que nos volvemos locos todos. Pero, aun así, siempre va a haber unas pequeñas muestras de otro estilo en cualquier canción, porque me sale solo y no puedo evitarlo.

--¿Por qué la colaboración con Lennis Rodríguez es tan especial?

--La verdad es que acerté mucho encontrar con ella porque yo ya la escuchaba de antes. Vi que ella me había visto por la academia y aproveché para proponerle una canción que pensaba que ella podía darle buena vibra. Al final aceptó y fue un lujo trabajar con ella. Lennis lo está petando mucho y pensé que antes de que subiera a otro nivel y me dijera que no, yo ya tendría la canción con ella hecha.

--¿Qué diferencias ha notado con el anterior EP?

--Yo veo que este EP es más maduro por las letras y las melodías. También tiene mucho que ver con la gente con la que he trabajado. Rayden, por ejemplo, le da un color a las cosas que es increíble, Soge Culebra que es de otro mundo lo que hace con las canciones y la creatividad que tiene. La mezcla de todas esas cosas más todo lo que meto mío acaba dando ese resultado.

--¿Qué importancia tienen los videoclips?

--Para mí una canción que tenga videoclip se va a ver más que una canción que no tenga videoclip. A día de hoy tenemos en las manos un teléfono móvil y a ti lo que te gusta es ver al artista, incluso más que escucharlo. Te gusta la mezcla de esas dos cosas. Entonces yo veo muy importante hacer vídeos. Además, si te das cuenta, las canciones que más visualizaciones y reproducciones tienen son las que tienen vídeos.

--¿Le gusta actuar?

--Me gusta mucho. Ahora hace poco entré en la agencia de actores Alter ego y estoy contento porque hago muchos castings y me encuentro muy bien, muy a gusto. Lo que pasa es que es un mundillo más lento y tienes que esperar muchísimo más a que te digan que sí o que no. Por eso también aprovecho los videoclips para mostrar esa faceta.

--¿Cómo lleva la composición?

--Yo me pongo de meta por lo menos al día escribir algo. Cuando estoy de sesión de composición, si en esa sesión no termino una canción, no estoy conforme. Al día me gusta por lo menos tener, aunque sea, una melodía. Hay días que se tiene la cabeza en blanco porque no somos máquinas, pero me va bien. También tengo repertorio de sobras, entonces es algo que no me preocupa mucho porque es mi día a día y me dedico a ello. Muchas canciones las descartas, otras a lo mejor se la puedes dejar otra gente, otra a lo mejor no te las ves ahora mismo para ti...

--¿Cómo vivió la experiencia de 'OT' con los inicios de la pandemia del Covid?

--Somos “los pobrecitos”, como digo yo. La verdad es que no lo estamos viviendo tal y como debería de ser, entonces es un poco putada. Pero yo siempre suelo pensar en el lado positivo de las cosas y creo que nos ha venido hasta bien el hecho de que haya pasado esto. Nos ha dado más tiempo de asimilarlo, de hacer las cosas poco a poco y no es un golpe a la cabeza. Nos ha tocado esto y, al final, yo creo que nos hemos adaptado muy bien y lo estamos llevando adelante como podemos cada uno. Esto se pasa como lo está pasando todo el mundo y ya está.

--¿Agradece al programa la exposición?

--El programa es un escaparate. El arte ya lo traes de casa, no te has formado ahí realmente. Y menos mal que hemos tenido el escaparate porque si no, nos hubiera costado más. Todos hubiésemos llegado hasta donde estamos ahora porque somos unos currantes, pero la academia ha ayudado mucho. Ahora que hemos empezado a trabajar en esto, tenemos que aprovecharlo como podamos, aunque se esté acabando el mundo.

--¿Cuál fue el mayor aprendizaje que de la academia?

--Aparte de las herramientas que nos dieron los profesores y que nos han servido de mucho hasta día de hoy, el mayor aprendizaje es haber conocido a todos mis compañeros. Cada uno viene de su casa, cada uno tiene una mentalidad diferente y que cada uno tiene que aprender algo. Y al final yo personalmente soy como un cachito de cada uno de ellos.

--¿Cambiaría algo de su concurso?

--Nada, no cambiaría nada y lo volvería a revivir mil millones de veces. A mí me encantaba la academia y el hecho de estar allí con ellos. Es algo que echo mucho de menos porque ahora cada uno está con sus cosas, su trabajo, y es muy difícil poder juntarnos mucho. Nos juntamos, pero no tanto. 

--¿Cómo se gestiona la salida? ¿Ya lo ha procesado todo?

--Pues sí, la verdad. A mí me duró el hecho de no gestionarlo bien unos días. El caso es que al final te vas haciendo, vas aprendiendo de tus errores y de todo, y tú como persona vas creciendo también y vas madurando. No me no me costó mucho a mí personalmente, eso no quita que se me haya hecho eterno y que la haya cagado por el camino. Pero es que tengo que aprender.

--Justo al salir de la academia estuvo envuelto en algunas polémicas. ¿Ha aprendido a gestionarlo?

--Esas polémicas desaparecieron porque ya ha pasado un año y pico y se entiende como que todo se arregló. Yo pedí perdón sin ningún problema porque estaba claro que no había hecho las cosas bien. Y como cualquier otra persona en el mundo que pide perdón, se le perdona y punto. No se vuelve a hacer y ya está. De los errores se aprende, pero tienes que ser humilde y realista y aceptar que te has equivocado. Si lo tengo que decir públicamente, lo digo, y también se lo digo a la gente que tenía que habérselo dicho. Una vez pides disculpas ya vuelves a empezar. Es muy importante no olvidar los errores para ser consciente en tu día a día y no volver a cometerlos.

--¿Cómo vive las polémicas?

--Siempre he sido muy polémico, no sé por qué, no lo entiendo. Pero tampoco está mal. Yo también estoy muy entretenido con esas cosas. Hay cosas que me hacen gracia. Ya aprendes y te ríes porque hay cosas que son puro teatro, puro salseo y pura tele. Y lo acabas aceptando.

--¿Qué le parecen los estereotipos que le atribuye la gente?

--Yo no soy mucho de juzgar a la gente antes de conocerla, pero hay gente que es así, entonces tú no puedes evitar eso tampoco. Yo tengo una mentalidad muy abierta. A mí no me entra en la cabeza por qué de primeras un muchacho que esté rapado y con tatuajes tenga que ser chulo. Yo pienso que no se deben poner etiquetas. Si a ti ya te echa para atrás una persona es tú decisión si no quieres hablar con ella, pero realmente no tienes ni idea de su vida ni de lo que ha hecho. Aunque si no estuvieran los haters, ¿esto que gracia tendría? Raro sería que le gustaras a todo el mundo. Ya no sé qué sería peor.