Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El rey Abdala II de Jordania y sus hijos /EP

Frustrado el intento de asalto al trono en Jordania

El hermanastro del rey Abdala II se encuentra recluido en su domicilio después de ser acusado de desestabilizar la seguridad del país

3 min

Jordania vive sus días más convulsos. La Casa Real jordana ha emitido un comunicado en el que da a conocer que el príncipe Hamzah, hermanastro del rey Abdala II, se encuentra retenido en su domicilio bajo la acusación de haber intentado desestabilizar la seguridad del país.

Cabe recordr que, en 1999, antes de fallecer, el rey Hussein designó como sucesor al trono a Abdala. Una maniobra contra todo pronostico dado que, por edad, el cargo debía recaer en Al Hamzah, el hijo que tubo junto a la reina Noor.

El conflicto

Ahora, el hermanastro del soberano se habría alzado en contra del reinado de su hermano. Tras darse a conocer la noticia de los planes de Al Hamzah, él mismo habría difundido un vídeo a través de Twitter, que ya ha sido retirado. En él, negaba formar parte de una conspiración, aunque cargaba duramente contra la gestión que está desempeñando el monarca al frente del país.

No obstante, desde la monarquía aseguran que la situación se habría reconducido. En este sentido, apuntan a que ha sido el tío de Abdala II y del príncipe Hamzah, quién ha mediado entre ambos. Un procedimiento que se ha llevado a cabo tal y como rigen las leyes internas de la familia real hachemita.

Apoyo internacional a Abdala II

Asimismo, la realeza jordana afirma que Al Hamzah ha firmado una carta en la que reconoce ante Dios que su hermano Abdala es el legítimo soberano de Jordania. “El interés nacional debe permanecer por encima de todo, y todos debemos apoyar a Su Majestad el Rey en sus esfuerzos por salvaguardar a Jordania y sus intereses nacionales, y garantizar lo mejor para el pueblo jordano, de acuerdo con el legado hachemita de dedicación al servicio de la nación”, reza el texto.

Tras este conflicto, el comunicado revela que Abadala II ha recibido el apoyo y reconocimiento proveniente de los gobiernos de Arabia Saudí, Egipto, Libano, Palestina, Turquía, Abu Dhabi y Kuwait.