Menú Buscar
Arantxa Sánchez Vicario junto a su recién expareja Josep Santacana

Arantxa Sánchez Vicario rompe su silencio tras su divorcio

La extenista ha concedido dos entrevistas para hablar del divorcio con Josep Santacana y de sus hijos

3 min

Arantxa Sánchez Vicario se enfrenta a uno de los capítulos más difíciles de su vida tras anunciarse su divorcio de Josep Santacana. La extenista ha roto su silencio en una entrevista para la revista Hola y otra en el programa 'Sábado Deluxe', pero ha cedido el protagonismo a su abogado, que ha ejercido de portavoz de Arantxa. Así lo hacía notar ella misma al comienzo de la entrevista, donde señaló que "esta es una situación muy desagradable para mí y confío plenamente en mis asesores y en los tribunales”.

Si algo quiso dejar claro la deportista era que nunca ha dejado de ocuparse de los niños, tras conocerse que Santacana pretendía tener la custodia de los mismos. “Yo entiendo a los periodistas, pero hablar de esto es muy desagradable. Y claro que soy yo la que se ocupa de los niños. Yo los llevo y los recojo del colegio y soy la que los lleva a tenis y a fútbol”, aclaró Vicario.

Nerviosa en la entrevista

Más allá de estas dos frases, la extenista apenas pronunció palabra alguna durante la entrevista en televisión, donde se limitó a asentir con la cabeza ante las respuestas de su abogado. En el transcurso de la misma, se podían apreciar síntomas de nerviosismo y estrés, con la cara más delgada de lo habitual.  

Tras el abandono de Josep Santacana, que mantiene una nueva relación con una joven azafata, Arantxa Sánchez Vicario trata de reorganizar su vida para hacer frente a los diversos frentes judiciales que tiene abiertos. La tenista cuenta con el apoyo de los suyos, ya que esta separación habría propiciado un acercamiento entre los Sánchez Vicario.

La familia, más unida

El último encuentro público entre los hermanos de Arantxa y la protagonista fue en el último adiós al padre de la tenista. Allí, la deportista y su marido denunciaron a las puertas del tanatorio que había sido vetada. Una situación de lo más incómoda que levantó aún más las heridas familiares. Ahora, sin Josep en la vida de Arantxa, parece que los Vicario se habrían unido para dar fuerzas a la tenista.