Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La periodista Ana Rosa Quintana / MEDIASET

Ana Rosa Quintana la emprende a gritos contra un colaborador en directo

La presentadora mantiene una fuerte discusión con un miembro de su equipo sobre la situación de Juan Carlos I

3 min

Ana Rosa Quintana ha tenido un duro enfrentamiento en directo con uno de sus colaboradores que llevan más tiempo con ella. Y lo ha hecho a los gritos.

La periodista y su equipo han abordado este jueves la situación de Juan Carlos I, el día en que se ha conocido que no regresa a España por NavidadNavidad y poco después de que procediera a realizar una regulación fiscal.

Indignación máxima

“Le están tratando como un ladrón y no está metido en ninguna causa de corrupción, y mucho menos ha metido la mano en el cajón”, lamenta el italiano, que asegura que al emérito “no se le ha señalado la más mínima actuación que haya ocasionado un daño económico a los intereses de España”.

AR ha puesto en duda estas últimas palabras, pero para el colaborador prevalece lo que hizo por el país. Ante esta férrea posición, la periodista ha alzado la voz: “El rey ha sido un rey maravilloso hasta que llega un momento que no sabemos poner la fecha. En Suiza se le está investigando, ha hecho una paralela con un dinero que nadie ha explicado de donde procede y tiene dos investigaciones. Es verdad que no está reclamado por la justicia, pero es que hasta su hijo le retiró la asignación”.

A gritos

Lequio sólo ve en ello intereses ocultos del Gobierno al que tacha de comunista y cree que usa al monarca para tapar sus errores. Quintana niega la mayor a los gritos: “¡No señor! ¡Es que no tienes razón! ¡Alguien lo tendrá que explicar!”.

El resto de los colaboradores han tratado de calmar los ánimos, pero ha funcionado de manera relativa. De poco ha servido que Joaquín Prat reclamara una tila para ambas, su manera de entender la situación es muy distinta. Él cree que cobrar comisiones no es ilegal. Y esto ya ha hecho saltar todo por los aires: “¡Es dinero de los españoles!” recordaba alterada Ana Rosa. ¿Enemistad a la vista?