Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Retrato de Agoney ganador de Tu Cara Me Suena / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

Agoney: “Hay que dejar de hablar de artistas cuando salen del armario; me sobran esos comunicados"

El ganador de 'Tu cara me suena' hace balance de su concurso, reflexiona sobre la homofobia y presenta su nueva canción, 'Bangover'

15 min

Agoney está imparable. El cantante se proclamó ganador de la novena edición de Tu cara me suena, programa de imitaciones en Antena 3, el mismo día en el que lanzó su nuevo disco Bangover, una canción que marca su nueva era y que en pocas horas logró escalar hasta la primera posición de la lista de iTunes en España.

El exconcursante de Operación Triunfo ha dejado atrás su pasado para reivindicar el amor propio y la seguridad en sí mismo. En ese contexto, el cantante considera que él no vivió el boom tras su salida de OT, algo que le fue bien para sus posteriores proyectos. "Eso yo creo que me benefició. Fui una persona que salió de la academia un poco sin pena ni gloria, al menos yo lo sentía así", expone el artista.

--¿Cómo nace ‘Bangover’?

--Fue un poco experimento. Yo estaba en casa empapándome de mucho funky y empecé a investigar con estos sonidos, mezclándolos con más electrónico. Así nació Bangover. Yo bebo de todos los estilos, me gusta mucho descubrir música nueva y voy por épocas.

Retrato casual de Agoney en Gran Vía de Barcelona / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Retrato casual de Agoney en Gran Vía de Barcelona / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--¿Qué mensaje quiere transmitir con este tema?

--Un mensaje de poderío, de fuerza y de decir: ahora me toca a mí coger el látigo y le vamos a dar la vuelta a todo.

--Tiene una reivindicación al amor propio. ¿En qué momento se encuentra?

--Estoy en un gran momento de amor en todos los sentidos, y de amor propio también, que es lo que más me cuesta. Por eso también es lo que más reivindico continuamente. Es de las cosas que más complicadas me parece de alcanzar, al menos para mí. Hay gente que de repente se ama mucho y me encanta, ojalá yo tenerlo. Pero a mí me cuesta mucho, así que hay que tenerlo ahí como un mantra. Prefiero a alguien que se ame mucho a alguien que se infravalora mucho, porque sé lo que se pasa. Yo estoy todo el día infravalorándome y es una mierda.

--Hay quien dice que esta canción es una nueva era de Agoney, ¿está de acuerdo?

--Yo lo creo así. Se nota mucho la diferencia entre Libertad, lo que fue el álbum, y lo que estoy haciendo ahora. Es una nueva era y la estoy disfrutando mucho.

Retrato de Agoney en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Retrato de Agoney en las instalaciones de Crónica Directo / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--Da la sensación de que está más seguro de sí mismo.

--Sí. Libertad es un álbum que está muy centrado en mi interior, en lo que pasaba dentro de mí, y fue un poco lo que me dio la libertad para soltarlo todo. Ahora que lo tengo fuera, puedo seguir teniendo esa libertad y seguir escribiendo sobre lo que me apetezca: sobre sexo, sobre el amor y sobre lo que me pase por la cabeza. Me siento más seguro de mí mismo en todos los aspectos, a la hora de componer, a la hora de hablar, a la hora de saber estar...

--¿Se siente más suelto a la hora de componer?

--Componer es una necesidad para mí. Cuando estoy muy alejado de esa parte, que estoy más desconectado, siento cómo me hace falta. A veces me siento como apretado, como con ganas de meterle un guantazo a alguien, y lo único que quiero es sentarme al piano, meterle un guantazo al piano y componer.

--¿'Bangover' es un comienzo que vendrá con más temas de este estilo?

--Ni yo lo sé. Hay mucha música compuesta, por supuesto, hay muchas cosas hechas, pero es que al final yo soy una persona que soy una montaña rusa y estoy continuamente para arriba y para abajo. Hace dos días que entré al estudio y yo pensaba que iba a salir haciendo una cosa, pero terminé haciendo otra. Incluso ideas que aparto un día y que al día siguiente quiero rescatar. Es que no me puedo aguantar a mí mismo, te lo juro, es que no me soporto. A veces hago cosas y luego me pregunto por qué, si me dije a mí mismo que no lo iba a hacer. Pero así soy, hay que aceptarse y yo lo he hecho.

--Con sus últimas canciones ha sido tendencia y le han funcionado muy bien. ¿Se esperaba el recibimiento o tiene miedo por si los números bajan tras el ‘boom’ de Operación Triunfo?

--Es que yo tampoco tuve boom, entonces no pasa nada [ríe]. Eso yo creo que me benefició. Fui una persona que salió de la academia un poco sin pena ni gloria, al menos yo lo sentía así, a lo mejor desde afuera se vio otra cosa, pero yo sentí que no. De hecho, tardé un año en publicar un single. Es verdad que ese single fue muy bien a nivel de visualizaciones, porque alcanzó un millón en 24 horas, fue una locura. Pero no me dio nada más al final. Yo no me sentí muy realizado y para mí el éxito está en otras cosas. Para mí el éxito radica en Libertad, donde hay un cambio y donde empiezo a alcanzar el éxito.

--Desde ‘Libertad’ hasta ahora habrá cambiado todavía más. ¿Cómo ha sido ese crecimiento como artista?

--Cuando tú vas componiendo, vas creando y vas publicando, te vas dando cuenta de que te están dando libertad para crear. Cuando miro atrás, yo veo que quizás puedo experimentar, exprimir y apretarme un poco más y, con los siguientes, me gusta no repetirme. Y creo que ese es mi camino: seguir investigando y hacer cada vez más cosas hasta acercarme a algo que creo que nunca llegaré, que es crear la canción perfecta de mi vida. Yo siempre quiero sentir que la próxima canción va a ser la mejor canción de mi vida, pero nunca alcanzarlo.

--Hace unas semanas ganó ‘Tu cara me suena’. ¿Cómo valora su paso por el programa?

--Yo me lo he trabajado. Es obvio que es un programa muy subjetivo y cada uno que lo vea va a tener una sensación diferente, pero yo me lo currado mucho, me lo he pasado muy bien, ha sido duro y creo que hemos hecho un buen trabajo todos.

Agoney posa en Gran Vía de Barcelona / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)
Agoney posa en Gran Vía de Barcelona / LUIS MIGUEL AÑÓN (CD)

--Al lograr la victoria dijo que nunca había ganado nada. ¿Cómo fue ese momento?

--Ya, qué fuerte. No me lo esperaba. Mucho menos el ganar con ese porcentaje, que fue una locura, y sentir tanto apoyo es muy bonito. Veo el vídeo y digo: qué fuerte, he ganado la novena edición de Tu cara me suena. Es un programa donde famosos van a imitar a otros famosos. Ese programa lo veía cuando tenía 16 años, desde la primera edición. Con 16 años mi sueño era ser cantante y me parecía una pasada. Para entrar a ese programa primero tienes que ser famoso, lo cual no me considero, y luego hacer un gran trabajo para conseguir ganarlo. La vida da muchas vueltas y es muy bonito pasar de estar en casa viendo un programa en el que te gustaría estar y luego poder vivirlo.

--¿Cómo fueron las grabaciones? Explicó que había tenido que ir al psicólogo.

--Sí, ha sido demasiado duro. Son demasiadas horas de grabación y un proceso muy diferente al habitual. Lo normal es que yo me prepare mi música a mi rollo, que yo sienta la música como yo la siento y ya está, pero en ese momento era interpretar absolutamente igual a lo que hace ese cantante. Es decir, lo que él siente, poner su misma cara y hacer cada gesto. Eso era muy complicado porque no era para nada lo que yo estaba acostumbrado a hacer, entonces fue duro.

--¿Qué es lo que más le costó?

--A nivel vocal yo soy mucho de hacer mis cosas. Tengo una voz muy personal y tengo mi forma de cantar. Mucha gente me pregunta cómo hago cosas tan difíciles, pero es que justo eso que para la gente es tan difícil para mí es fácil. Y precisamente, el tema más chorra que he cantado en Tu cara me suena para mí ha sido lo más complicado.

--Tras la victoria solo se hablaba de ese beso con el bailarín del programa. ¿Es importante visibilizarlo?

--No lo pensamos. Yo siempre he sido una persona de visibilizar y de ser natural. Yo creo que en el año en el que vivimos hay que empezarla a naturalizar las cosas ya. Hay que dejar de hablar de artistas cuando salen del armario, no hay que salir de ningún armario. Si se sale, me parece maravilloso y se ayuda a mucha gente, pero me sobran esos comunicados informando del tema. Ya estamos en un ambiente en el que debemos normalizarlo. Yo nunca he hecho ningún comunicado ni he tenido que salir diciendo que soy homosexual, o bisexual, o lo que sea, porque a veces no sé lo que soy. El otro día en una entrevista dije: “Soy gay y no pasa nada”. Luego me fui pensando que era un mentiroso. Yo tengo mi pareja, él me da el premio en televisión y me sale darle un beso. Hay que celebrar el amor y dejarnos de tonterías y de broncas.

--Antes de que empezara el programa puso en Twitter que volvía al foco mediático y que no utilizaran la homofobia como arma en su contra. ¿Cómo lo ha vivido?

--Tengo que decirte que yo siento que hemos avanzado. No sé si fue a raíz de esa bronca que eché. Cuando hice la promoción en televisión antes de Tu cara me suena recibí varios mensajes homófobos, entonces puse ese mensaje de alerta avisando de que ya no soy el Agoney de OT y pensaba dar mucha caña con esto. No por mí, sino por la gente que lo puede leer y se puede sentir ofendida. A mí que me llames maricón me da igual, pero un niño u otra persona que lo lea y está justo a punto de dar el paso, se va a sentir muy mal, se va a sentir ofendido, y no me da la gana. Pero tengo que decir que no he leído yo mucha homofobia últimamente. Incluso tras el videoclip de Bangover, que salgo ahí con Marc besándonos, nada.

--En ‘Black’ iba en contra de la sociedad de las redes sociales. ¿Ha cambiado su percepción sobre esto?

--Creo que me he acostumbrado. En esa época me asustaba la frialdad de la gente en las redes sociales. Esa forma en la que tratábamos algunos temas. Señores, ¿qué estamos haciendo? ¿Estamos siendo conscientes de que esto lo leen personas de verdad, de carne y hueso, y que sienten? Y me enfadaba mucho. Ahora también he comprendido que hay gente para todo, que hay gente con problemas, pero no es una excusa.

--Recientemente en una entrevista dijo que no recordaba muchas cosas de tu paso por 'Operación Triunfo'.

--Es que fue muy caótico, muy frenético, muy intenso. Hay muchos momentos de mi vida que no sé si por intensidad, por dramático o por qué, tengo hueco, hay vacíos, y para conseguir adentrarme tengo que pasar tiempo pensando o ver fotos.

--¿En general tiene un buen recuerdo?

--Estoy aquí gracias a OT, eso no se me olvidará jamás, así que claro que es un buen recuerdo