Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
María Teresa Campos junto a sus hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego / AGENCIAS

El acuerdo al que han llegado Terelu y Carmen Borrego sobre el cuidado de María Teresa Campos

Las hermanas han mantenido una conversación para aclarar cómo llevar los asuntos que conciernen a su madre

3 min

Las hermanas Campos estaban enfrentadas. Otra vez. Sin embargo, ahora el motivo era uno muy diferente al de los platós de televisión: su madre, María Teresa Campos. La emérita de las mañanas tiene ya 80 años y sus hijas tienen que velar por su cuidado. 

Todo vino porque salió a la luz que era la pequeña de las dos, Carmen, quien se encargaba de gestionar todo lo que tiene que ver con la relación entre los medios de comunicación y ella, como la última exclusiva que dio Maritere para la revista Semana. Una entrevista que pilló por sorpresa a Terelu e incluso a su hija, Alejandra Rubio.

Conversación de lo más esclarecedora

Así las cosas, según ha desvelado la colaboradora de Viva la vida, las hermanas se reunieron el pasado miércoles por la tarde para mantener una conversación de lo más esclarecedora: "Tuve una cena con mi hermana para hablar todo lo que ha pasado en estas últimas semanas".

Es por ello que Carmen Borrego y Terelu Campos han llegado a un acuerdo para aclarar cómo llevar los asuntos que conciernen a su madre. "A mí me ha molestado esto de ti, a mí lo otro", ha confesado la hermana mayor sobre cómo hicieron lo posible por superar sus diferentes opiniones sobre cómo gestionar todo lo relacionado con la matriarca del clan.

Ponen las cosas en orden

Pero, ¿de qué hablaron exactamente? "Del cuidado con mi madre, de determinadas cosas que debemos hacer... Fue una conversación de lo más normal. Debemos hacer esto para que mamá esté más contenta, esté más feliz, los niños se deben implicar algo más...".

A pesar de que tuviesen sus diferencias a la hora de tratar estos asuntos sobre su madre, Terelu reconoce que Carmen no lo ha hecho con mala intención: "Mi hermana hace un curro increíble, que no está pagado, porque no recibe ni un duro de las gestiones que hace, ni nada".