Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Museo de Figueres, el lugar en el que se expone 'La Galarina' / Luidger - CREATIVE COMMONS 1.0

El Teatro Museo de Figueres ahonda en la relación de admiración entre Salvador Dalí y Rafael

A través de 'Galarina', su primera gran obra, la institución museística profundiza sobre el proceso de creación de su trabajo

CARLOS ZAPATERO
6 min

Fue en el año 1945 cuando Salvador Dalí pintó la que él mismo tildó como "su gran obra maestra", refiriéndose a Galarina. Un bello y sensual retrato de Gala, su amada, que le acompañó a lo largo de toda su carrera, que el museo de Figueres adoptó como propio desde el año 2014.

La leyenda dice que la obra fue pintada con el máximo esmero, con el objetivo de parecerse lo máximo posible a los trabajos realizados por el artista Rafael, como consecuencia de la admiración que Salvador Dalí tenía hacía éste. No obstante, y como llegó a afirmar en varias ocasiones, la calidad de sus telas nunca iba a ser lo suficientemente buena como para ensombrecer a su idolatrado artista.

500 años de la muerte del italiano

El Museo de Figueres recoge ahora una muestra única, coincidiendo con el 500 aniversario de la muerte del artista italiano. El centro trata de rendir homenaje a la profunda admiración del pintor español hacia Rafael. Esta es la segunda vez que la institución aborda la relación platónica que existía entre ambos, tras haber expuesto La ascensión de Santa Cecília junto a La Virgen de la rosa en el año 2018.

La elaboración de Galarina no estuvo exenta de peculiaridades, como acostumbra el trabajo del artista catalán. Una vez finalizado el cuadro, Dalí dejó que reposara durante un año entero, con el objetivo de continuar perfeccionando su trabajo durante este tiempo. Mediante esta estrategia, el artista pretendía realizar "mi primer ensayo de obra maestra", como argumentó él mismo en una ocasión.

Galarina cambia de ubicación

Para dar un mayor protagonismo a esta muestra, el museo de Figueres ha decidido cambiar su ubicación a una de las salas principales de la institución, la Sala de las Logias. Junto a ella, también se puede encontrar una reproducción de la pintura renacentista de Rafael, debido a que la Galeria de Arte Antiguo de Roma, el lugar en el que se encuentra la original, ha decidido no prestar la obra original del artista italiano para la exposición.

Interior del Museo de Figueres, el lugar en el que se expone 'La Galarina' / José Luis Filpo Cabana - CREATIVE COMMONS 1.0

Interior del Museo de Figueres, el lugar en el que se expone 'La Galarina' / José Luis Filpo Cabana - CREATIVE COMMONS 1.0

La exposición es completada por la fotografía de la que Dalí copió su pintura, además de una serie de dibujos preparatorios que datan de los años 1941 a 1943, cuando el artista iba esbozando el que a posteriori se convertiría en el trabajo maestro. Del mismo modo, también acompañan a la exposición dos fotografías de Dalí y Gala del año 1943 en la Knoedler Gallery de Nueva York. 

Una técnica depurada

La muestra que se encuentra en el museo pretende acercar al visitante a la técnica utilizada por Dalí para asemejarse lo máximo posible a la propia fotografía. Al mismo tiempo, también permite observar como Dalí quiso en todo momento centrar la atención del espectador en el colgante y el pecho de Gala, mostrando un especial interés, a través de su técnica, en que ambos factores quedaran completamente perfectos.

Dalí afirmaba que su colgante, una pieza de la cultura egipcia que habla de la unidad material y espiritual, la creación y la inmortalidad, era de la firma de Fabergé. No obstante, la joyería asegura que esta afirmación no es real. Del mismo modo, se sabe que cuando Dalí y Gala regresaron de su estancia en Estados Unidos durante 10 años, denunciaron el robo de unas joyas, que nunca se llegó a comprobar si eran las que lucía en el cuadro.

La importancia del manuscrito

En el espacio en el que se reúnen las obras de ambos artistas también cobra especial relevancia la presencia de un manuscrito muy poco conocido en la escena del arte. En él, el Dalí expone todos los motivos por los que su obra debe considerarse uno de los trabajos más serios a los que se ha enfrentado a lo largo de toda su carrera profesional.

La exposición se podrá visitar hasta el próximo 17 de octubre de 2020. No obstante, el museo de Figueras ya ha avanzado que la relación entre ambos artistas será un tema recurrente que se estudiará en profundidad a lo largo de los próximos años. Además, también se trabajará por resaltar la importancia que Gala ha tenido en el movimiento surrealista a nivel internacional, alejado por completo de su papel en la obra de Dalí.