Menú Buscar
El Louvre / Free-Photos EN PIXABAY

El Louvre ofrece una aproximación única a la vida y obra de Leonardo Da Vinci

Su gran expectación ha provocado que ya haya más de 200.000 entradas vendidas

Carlos Zapatero
3 min

El 26 de octubre fue el primer día que abrió las puertas la esperada muestra que dedica el museo parisino del Louvre a la vida y obra de uno de los artistas más reconocidos en todo el mundo: Leonardo da Vinci. La exposición, que aporta una mirada única de la vida del artista, sirve para conmemorar el 500 aniversario de su muerte por medio de una colección de obras. 

Para ello, el museo ha tenido que reunir la escasa colección de pinturas que dejó tras su muerte. Esta es una muestra de no más de 21 obras y que se encuentran distribuidas de la siguiente manera: cinco de ellas en el propio Louvre, siete en diferentes ubicaciones de Italia y otras nueve entre diferentes instituciones europeas y americanas. 

Ausencia de alguna de sus pinturas

Pese al esfuerzo que el Louvre ha realizado con el objetivo de poder tener la cesión de todas las obras que se encuentran repartidas a lo largo de todo el mundo, la organización del museo afirma que no se ha podido reunir la muestra entera. Una de ellas, Salvator Mundi, una de las más controvertidas, continuaba en paradero desconocido en el día en el que se inauguraba la colección.

Fuentes internas del museo han hecho público que han tardado más de diez años en poder negociar todos los préstamos extraordinarios con el objetivo de reunir la mayoría de sus trabajos. Un esfuerzo que ha quedado ejemplarizado en las más de 200.000 entradas reservadas con las que contaba la exposición antes de la inauguración. 

Una amplia selección

Además de sus pinturas, la muestra acoge una destacada colección de obras. Con más de 160 piezas entre los diferentes óleos, dibujos, esculturas y, cómo no, sus famosos cuadernos. Todos ellos, los que no son propiedad del Louvre, provienen de diferentes coleccionistas privados anónimos y de diversas instituciones museísticas.

Una perspectiva que arranca en la época en la que Leonardo inició su carrera formativa en Florencia y le llevó a recorrer diferentes puntos del país italiano antes de convertirse en uno de los mayores expertos del arte mundial, gracias a sus conocimientos adquiridos.