Menú Buscar
tiburón cabeza de pala

Hallado por primera vez en la historia un tiburón que come algas

Su dieta se basa en ingerir un 60% en algas marinas y en digerir sus nutrientes

3 min

Un equipo científico de la Universidad de California (Estados Unidos) ha descubierto una increíble revelación en el estudio de los animales marinos. Se trata nada más y nada menos de la primera especie de tiburón omnívoro del mundo, el Sphyrna tiburo, más comúnmente conocido como: tiburón pala, un pariente cercano de los tiburones martillo.

Como el resto de los tiburones, el tiburón pala se alimenta de proteína, entre lo que forman parte: otros peces, gambas, cangrejos, caracoles, etc. Sin embargo, la gran particularidad de este animal es que lo hace en menor medida que el resto de especies y, sobre todo, que a diferencia de los demás su dieta principal se constituye a base de algas y otras plantas. En concreto, el tiburón pala consume hasta un 62,1% de algas y plantas como parte de su dieta, de las que además de ingerirlas es capaz de asimilar todos sus nutrientes, lo que le convierte en el primer tiburón omnívoro descubierto hasta ahora.

El experimento

Para poder verificar la dieta de este tipo de tiburón, el equipo científico sometió durante tres semanas a cinco miembros de esta especie a una alimentación compuesta por un 90% de algas y un 10% de calamares. “Se usaron análisis de digestibilidad, de enzimas digestivas y de isótopos estables para determinar la capacidad de este tiburón de digerir y asimilar el material vegetal”, comentaron los investigadores.

Después del experimento se observó como los tiburones habían cogido peso, mostrando un crecimiento celular estable. Además de esta observación, el equipo evidenció muestras de carbono-13 en sus tejidos de sangre y de hígado, lo que significa que estos animales poseían la bioquímica enzimática necesaria para digerir las partes fibrosas de las algas. Por último, el equipo científico observó que los tiburones pala no disponían de dientes adaptados a la masticación de algas y otras plantas, por lo que después del estudio pudieron comprobar que este tipo de tiburones posee unos fuertes ácidos estomacales con los que son capaces de descomponer las células de las plantas.