Menú Buscar
Barco perdido en el Triángulo de las Bermudas / PIXABAY

Una nueva teoría asegura haber resuelto el misterio del Triángulo de las Bermudas

La explicación de las desapariciones en este punto podrían deberse a grandes olas de más de 30 metros de altura

3 min

Un equipo de científicos británicos dice haber encontrado solución a uno de los mayores enigmas de la historia: el misterioso pozo sin fondo que conforma el Triángulo de las Bermudas, un agujero en el que algunos de los que entran, jamás vuelven a salir. El Triángulo de las Bermudas, también conocido como Triángulo del Diablo, está situado entre las Islas Bermudas, Florida y Puerto Rico, y es el responsable de cobrarse la vida de más de 1.000 personas en los últimos 100 años.

Ahora, después de una investigación llevada a cabo por un grupo de expertos de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, se ha podido establecer una estimación sobre la causa principal que convierte este lugar en un peligroso sumidero sin salida. El motivo parece ser la formación de unas olas gigantescas que son capaces de alcanzar más de 30 metros de altura y que duran tan solo unos segundos, lo suficiente para engullir a toda una embarcación como por arte de magia. 

Triángulo de las Bermudas, vista aérea / TWITTER

Triángulo de las Bermudas, vista aérea / TWITTER

Recreación de las "olas rebeldes"

Para poder estimar el resultado que la bravura de estas olas, a las que se ha catalogado como "olas rebeldes", pueden causar en una embarcación, el equipo científico ha realizado varios experimentos en los que trata de recrear este tipo de ola y su efecto en embarcaciones que fueron engullidas por el Triángulo de las Bermudas. 

Así, los investigadores reconstruyeron una réplica del barco estadounidense USS Cyclops, que desapareció misteriosamente en este punto en 1918 con 300 personas a bordo. La simulación de las olas gigantescas y repentinas consiguieron, tal y como se esperaba, derribar sin ningún tipo de dificultad la embarcación, afianzando esta teoría.

Según el Dr. Simon Boxall, uno de los investigadores de este estudio: “Cuanto más grande es el barco, mayor es el daño”, lo que hace estimar que los grandes buques que han intentado cruzar este punto no tienen más posibilidades de conseguirlo que otras embarcaciones más pequeñas. De confirmarse este motivo, se resolvería uno de los misterios que más fábulas y teorías disparatadas ha despertado a lo largo de la historia.