Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista del teleférico de Montjuic / Rafał Chudoba EN PIXABAY

Así es subir al teleférico de Montjuïc, tras la pandemia

El precio de la entrada es de 13.50 euros para adultos y el horario de apertura de once de la mañana a siete de la tarde

Noelia Hontoria
6 min

Tras unos meses en los que España dejó de respirar, la actividad va regresando poco a poco a todos los sectores. Esta situación sin precedentes ha cambiado el mundo y los efectos de la pandemia se notan allá donde se mire. Hay nuevas normas, hay un nuevo código social e incluso la mentalidad de todos ha cambiado, en mayor o menor medida. Uno de los cambios que ha dejado la era post-covid es la necesidad de conocer las reglas que rigen en los espacios públicos a partir de ahora.

Por ejemplo, para aquellos que piensen en visitar el teleférico de Montjuïc, les gustará saber que ya está abierto de nuevo, desde el pasado 29 de junio, después de tres meses y medio de suspensión de actividad. El servicio dejó de funcionar el 14 de marzo, momento en que se declaró el estado de alarma, y su regreso ha quedado, hasta ahora, en la incertidumbre de no cuándo abriría ni cómo. Después de unos días de actividad gratuita para motivar a la población tras unos duros meses, el teleférico de Montjuïc ya está funcionando.

Se acabó el período gratuito

Los responsables de este lugar decidieron que la reapertura serviría para darles a los barceloneses un incentivo para disfrutar de su ciudad después de duros meses de confinamiento. Una situación nueva para todos y que, gracias a la responsabilidad de la población, se ha podido luchar contra ella y ganar la primera batalla. Por eso, desde el 29 de junio hasta el 12 de julio los barceloneses pudieron disfrutar de un viaje gratis, acción que estuvo disponible bajo reserva.

A partir del 12 de julio, el precio es de 13.50 euros para adultos a partir de 12 años, 9.70 euros para niños entre 4 y 12 años, y gratis para menores de 4 años. El horario es de lunes a domingo de 11 horas a 19 horas y es imprescindible realizar la reserva en línea, a través de la página web habilitada para ello. En 2020 se celebra el 50 aniversario de este icónico lugar de la ciudad condal. La renovación de las instalaciones se produjo en 2007 y, desde ese momento, suma 17 millones de viajes.

Nuevas medidas de seguridad e higiene

La actividad en el teleférico de Montjuïc, tanto en sus cabinas como en el resto de instalaciones, también va a estar marcada en los próximos meses por las nuevas medidas de seguridad. Por ejemplo, el uso de mascarilla será obligatorio en todo momento (hay que recordar que en Cataluña ya lo es) y habrá un control de aforos para impedir que se puedan formar aglomeraciones que no permitan respetar la distancia de seguridad mínima recomendada desde el Ministerio de Sanidad.

Cabina del teleférico / Rafael Ochoa marín EN PIXABAY
Cabina del teleférico / Rafael Ochoa Marín EN PIXABAY

Además, también se han colocado dispensadores de gel hidroalcohólico con el que los viajeros puedan desinfectar sus manos durante su visita al teleférico de Montjuïc, y señalizaciones específicas para marcar distancias. Asimismo, aseguran que se procede a la continua desinfección de cabinas y de otros espacios para evitar las posibilidades de contagio del virus que ya suma, al momento de escribir este artículo, más de 12 millones de casos en todo el mundo.

 

Un lugar de interés

Subir al teleférico de Montjuïc es toda una experiencia tanto para los residentes en la Ciudad Condal como para los visitantes. Cuenta con 750 metros de recorrido por el aire, una travesía en la que se podrá admirar lugares como la Torre Agbar, la Sagrada Familia, el Port Olímpic, entre otros, así como tener, a vista de pájaro una bonita panorámica de la ciudad de Barcelona. Además, es un punto de partida ideal para visitar el Poble Español, el Estadio Olímpico, la Fundación Joan Miró o el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

El recorrido que realiza este teleférico va desde la estación del Funicular hasta la cima de la montaña de Montjuïc. El viajero puede subir y bajar en cualquiera de sus tres paradas (Parc de Montjuïc, Miramar y Castell de Montjuïc). Las cabinas cuentan con ocho plazas cada una y están adaptadas a personas con movilidad reducida, para que todos los que lo deseen puedan disfrutar de este bonito lugar.