Menú Buscar
Un avión de Ryanair embarcando / Jan Claus EN PIXABAY

¿Puede Ryanair cobrarte por el equipaje de mano? La Justicia opina que no

Una pasajera ha denunciado a la compañía irlandesa por cobrarle por su equipaje de mano y ha ganado

Noelia Hontoria
5 min

Ryanair es una de las aerolíneas más polémicas. Su CEO, Michael O’Leary, ha sido protagonista de numerosos momentos que rozan el surrealismo. Pero también es conocida por sus precios bajos y sus políticas algo estrictas. Una de ellas es la referente al equipaje de mano la cual, aunque sigue vigente, puede tener cambios próximamente.

Y es que la Justicia ha otorgado la razón a una pasajera que ha denunciado el sobrecoste que tuvo que pagar para poder llevar consigo una pieza del equipaje de mano en un vuelo de Ryanair. Esta sentencia podría sentar precedente y abrir la puerta a que otros pasajeros denuncien también la misma situación o, directamente, a que Ryanair cambie su política.

Equipaje de mano en Ryanair

En noviembre de 2019, Ryanair ha modificado ligeramente sus políticas de equipaje de mano, aunque todavía está lejos de la petición que realizó la pasajera afectada frente a la Justicia española. Todos los pasajeros que tengan contratado un vuelo con la compañía irlandesa pueden subir a bordo una única pieza, siempre que no exceda las dimensiones de 40x20x25 cm y quepa debajo del asiento delantero.

Aquellos que deseen llevar mayor equipaje, tienen tres opciones: la tarifa Prioridad y 2 maletas de mano o la tarifa Plus/Flexi. Ambas permiten llevar una pequeña mochila de 20x20x25 cm para colocar debajo del asiento delantero, además de una maleta de máximo 10 kilos de 55x40x20 cm para subir al galley. La tercera opción es facturar el equipaje, que permite llevar maletas superiores a los 10 kg.

Precios del equipaje de Ryanair

La primera bolsa de 40x20x25 cm es gratuita con todos los billetes que se adquieran en la compañía. La tarifa Prioridad y 2 maletas de mano tiene un coste entre 6€ y 12€, mientras que la tarifa Plus/Flexi depende del precio del billete y se indica en el momento de la reserva. Para facturar el equipaje, el precio es de entre 10€ y 25€ si se compra con antelación o 25€ si se solicita directamente en el aeropuerto.

Por lo tanto, estas tarifas, que se pueden ver actualizadas en su página web, contradicen la sentencia firme del Juzgado madrileño que ha otorgado la razón a la pasajera denunciante y ha solicitado a Ryanair que cambie sus políticas referentes al equipaje de mano, obteniendo una negativa por parte de la empresa irlandesa.

Un avión de Ryanair en la pista / Kelvin Stuttard EN PIXABAY
Un avión de Ryanair en la pista / Kelvin Stuttard EN PIXABAY

La denuncia

Los hechos ocurrieron el pasado 25 de enero en una ruta entre Madrid y Bruselas. La pasajera, que volaba con una tarifa estándar, trató de subir a bordo dos equipajes: uno de pequeñas dimensiones y otro que se asemeja a lo que Ryanair considera “equipaje de 10 kg”. Al llegar a la puerta de embarque, la pasajera se vio obligada a dejar su maleta en bodega y abonar 20 euros por ella.

En la denuncia, la afectada solicitaba el reembolso de los 20 euros y un pago extra de 10 euros como indemnización por la rabia y la impotencia que sufrió. La jueza que ha llevado el caso considera que la conducta de Ryanair es abusiva, por lo que ha emitido sentencia a favor de la pasajera para el pago de esos 20 euros, pero no para los 10 euros de indemnización. Esta sentencia es firme, por lo que Ryanair debería cambiar su política referente al equipaje de mano.

La negativa de Ryanair

Por su parte, la compañía irlandesa ha declarado que no va a modificar sus tarifas en materia de equipaje de mano, ya que tienen libertad comercial para establecer los precios que deseen. Sin embargo, no ha recurrido la sentencia ante la Audiencia Provincial de Madrid, por lo que deberá pagar finalmente a la pasajera que ha ganado ante los tribunales.

No es la primera vez que Ryanair tiene problemas con la justicia por alguna de las cláusulas de sus billetes de avión. La compañía de O’Leary no deja indiferente a nadie, hay quienes la defienden por sus bajos precios y quienes la rechazan por sus restricciones. Sea como sea, por ahora sigue sin ser posible subir un segundo bulto a la cabina y, al menos en un futuro cercano, Ryanair no quiere cambiar esta política.