Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Diccionario de la RAE /RAE

La RAE incorpora al ‘Diccionario de la lengua española’ palabras como bitcoin, transgénero o eurofán

Las nuevas adiciones han sido recogidas en la actualización 23.5 del recopilatorio, que desde hoy ya está disponible

3 min

Este jueves la Real Academia Española (RAE) ha presentado la actualización 23.5 del Diccionario de la lengua española (DLE). En una ceremonia celebrada en su propia sede, sita en el número 4 de la madrileña calle Felipe IV, han dado a conocer las principales novedades que, un año más, se incorporan a la obra en línea de la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) para dar cabida al mayor número de palabras que se usan a diario de manera frecuente por la ciudadanía.

En esta nueva edición se han llevado a cabo casi 4.000 modificaciones. En concreto, se trata de 3.836 que desde hoy ya están disponibles en el buscador en línea de su web. Entre los nuevos vocablos que se incorporan se encuentran bitcoin, trasngénero, pansexualidad, hacer la cobra o ciberacoso.

Poliamor y eurofán

La actualización del recopilatorio de referencia del léxico de lengua castellana incorpora términos nacidos directamente del lenguaje de Internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías. No obstante, también están presentes otros muchos campos como el gastronómico, la sexualidad o el género.

En este sentido, desde hoy ya se pueden consultar el significado y las expresiones en las que se puede emplear quinoa, sanjacobo, cachopo, poliamor, eurofán o rebujito, entre otras. Asimismo, algunas de las entradas ya presentes se ponen al día con adiciones de forma compleja.

Tinto de verano y nueva normalidad

Buen ejemplo de ello es tinto, que incorpora de verano, para referirse a la bebida típica de España compuesta de vino tinto y gaseosa o refresco de limón, o la adición de balsámico a la entrada vinagre. Los vestigios de la virulenta irrupción de la pandemia del coronavirus también se pueden encontrar en la obra magna de la Academia.

En este sentido, se añaden modificaciones directamente vinculadas a la situación sanitaria, como cubrebocas, hisopado o nasobuco. Además, se suman nuevas acepciones en términos como cribado, o las formas complejas burbuja social nueva normalidad.