Menú Buscar
Café / PIXABAY

¿Cuánto cuesta un café en los principales trenes europeos?

Comprar un café en los trenes Renfe cuesta dos euros, uno de los precios más baratos en comparación con otros servicios ferroviarios de Europa

6 min

Con más de 236.000 kilómetros de vías, Europa cuenta con una de las redes de tren más extensas del mundo. Esto, unido a las cortas distancias en el continente y al desarrollo de la alta velocidad, ha posibilitado el aumento del interés de los viajeros por este medio de transporte.

Lo que no suele ser tan habitual es comprar un café a bordo, ya que no en todos los trenes es un servicio barato. Pero, ¿cuánto cuesta un café solo o expreso en las principales compañías ferroviarias de Europa? Un informe de Virail lo ha desvelado.

Polonia e Italia, donde los cafés cuestan 1,5 euros (o incluso menos)

Los Ferrocarriles Nacionales Polacos (PKP) son los que ofrecen el café solo más barato de todas las principales compañías de tren europeas que cuentan con servicio de catering a bordo. Un expreso cuesta 6 zlotys, lo que al cambio son unos 1,4 euros. De hecho, los trenes de Polonia son los más económicos en lo que se refiere a restauración, tanto en lo correspondiente a bebidas como a comida. Para hacerse una idea, un refresco de medio litro se sitúa en 1,6 euros, un tercio de cerveza en 2,3 euros o un sándwich de jamón y queso en 1,7 euros.

En Italia, la cuna del expreso, parece que el café es un producto primera necesidad y así lo certifica su precio. En los trenes italianos un café solo cuesta 1,5 euros y 1,7 euros en el caso del capuchino. La cultura del café es muy fuerte en el país transalpino y muestra de ello es que el resto de precios en los restaurantes de Treintalia ya no son tan económicos. Este es el caso de un tercio de cerveza, que se sitúa en 4 euros, o de los paninis, con un precio de 4,5 euros.

Un café solo en Renfe cuesta 2 euros, el tercero más barato de Europa

En comparación con el resto de las empresas ferroviarias de Europa, Renfe ofrece un buen precio por el café solo: 2 euros. Aunque por norma general es más caro que en los bares y cafeterías de España, este precio se sitúa por debajo de lo que pagan los viajeros en otros países como Suecia, Austria, Reino Unido, Alemania, Francia, Irlanda o Suiza. En estos varía entre las 22 coronas (2,15 euros) del operador estatal sueco y los 2,5 euros de la alemana Deutsche Bahn o la francesa SNCF. En medio se situaría el precio establecido por la Österreichische Bundesbahnen de Austria para un café solo: 2,2 euros.

Precios del café en los principales trenes europeos / VIRAIL

Precios del café en los principales trenes europeos / VIRAIL

El caso británico llama especialmente la atención por la gran variedad de precios existentes dependiendo de dónde se viaje y qué compañía se elija. Tras el proceso de privatización y liberalización del sistema ferroviario británico a finales de los años 90, las diferentes empresas del Reino Unido compiten en el coste de sus servicios. En el caso del café, las tarifas más baratas son las de la London North Eastern Railway, que ofrece un café solo por 1,65 libras (1,88 euros), y los de la ScotRail, que cuenta con cafés por 1,8 libras (2,05 euros). Por su parte, la South Western Railways, la CrossCountry y Arriva Trains Wales cobran los cafés a 2,30 libras (2,61 euros).

Los cafés 'más amargos' son los de los trenes de Irlanda y Suiza

Las compañías de trenes con los servicios de restauración más caros de Europa son la Irish Rail de Irlanda y la SBB de Suiza. Los pasajeros tendrán que pagar en los trenes de Irish Rail 3,5 euros por un café solo y 4,6 francos suizos (unos 4,02 euros) en el coche restaurante de SBB. Si se comparan los precios de un café solo en ambas compañías con los de la PKP polaca, la más barata de Europa, se observa que un expreso cuesta en Irlanda un 250 % más que en Polonia y un 287 % más en el país helvético.

Para hacerse una idea de los precios de restauración en ambos países, en Irish Rail se paga 4 euros por una cerveza Guinness o 5,95 euros por un bocadillo. En el caso de la suiza SBB, una cerveza de 0,33 litros cuesta 6,4 francos (unos 5,58 euros) y habrá que desembolsar 26,4 francos (en torno a 23 euros) por una selección de quesos y embutidos suizos como aperitivo.

Holanda y Bélgica, sin servicio de cáterin en sus trenes

A pesar de su cultura férrea, tanto la Nederlandse Spoorwegen holandesa como la SNCB/NMBS belga no cuentan con servicios de restaurante o cafetería en sus trenes nacionales. Este es el caso de los trenes que cubren rutas a nivel nacional, aunque sí es posible encontrar servicio de restaurante en los trenes con rutas internacionales, como el Eurostar, el tren de alta velocidad que conecta Londres con París y Bruselas a través del Eurotúnel.