Menú Buscar
Vista de la playa de Nerja y el Balcón de Europa / Manolo Franco EN PIXABAY

¿Qué tienen en común la playa de Nerja y la de Copacabana?

El cambio climático, la subida del mar y la erosión podrían acabar con un tercio de las playas del planeta antes de que termine este siglo

Noelia Hontoria
6 min

El Joint Research Centre ha publicado recientemente los resultados de un estudio, los cuales, por cierto, son bastante desalentadores. Que el planeta poco a poco se está deteriorando es algo de lo que ya se es consciente, sin embargo, a la vista de los resultados de este tipo de evaluaciones la conciencia social se torna más turbia. Y es que las mejores playas del mundo podrían desaparecer antes de que termine el siglo, si las predicciones fatales terminan por cumplirse.

Entre los nombres de las playas que menciona este estudio se incluyen las de Honolulu, Copacabana o Nerja, en la Costa del Sol española. El cambio climático y la erosión serían dos de los motivos principales para la desaparición de estas joyas costeras y no es algo que afecta a una sola región, si no que la catástrofe recorrería todo el planeta Tierra. Las conclusiones del Joint Research Centre tratan de arrojar algo más de conciencia social sobre un tema que debería preocupar a todos y para el que cada vez queda menos tiempo.

Imágenes por satélite y predicciones a futuro

Para este estudio, el Joint Research Centre (o Centro Común de Investigación), dependiente de la Comisión Europea, ha empleado una serie de imágenes por satélite tomadas durante treinta años para ver la evolución de nuestro planeta, además de las predicciones esperadas del efecto invernadero en base a la situación actual. Los resultados han puesto de manifiesto el evidente riesgo de desaparición de algunas de las mejores costas y playas del mundo, joyas naturales y piezas clave en el turismo de su país.

Desde Australia hasta Hawaii, pasando por Europa o Brasil, los efectos serían devastadores para todos. Según las predicciones de este estudio, a finales del siglo XXI algunas de las mejores playas del mundo se borrarían del mapa. El cambio climático, la subida del nivel del mar y la erosión serían dos de los principales responsables de esta enorme pérdida paisajística. Y no sería algo anecdótico, ya que esta desaparición de costas afectaría a un tercio del planeta, con el consecuente efecto medioambiental.

Playa de Honolulu / Markof4123 EN PIXABAY
Playa de Honolulu / Markof4123 EN PIXABAY

Playas afectadas

Entre los nombres propios mencionados por la Comisión Europea y el Joint Research Centre se incluyen algunas de las playas de la Costa del Sol malagueña, como Nerja o Torre del Mar, dos importantes núcleos turísticos y figuras clave en las costas españolas. Pero, por desgracia, no serían las únicas. En Europa, otros lugares muy bien valorados por el turismo, como St. Tropez, en la costa francesa, también se incluyen en la lista de playas con riesgo de desaparecer antes de que termine este siglo XXI.

Fuera de nuestras fronteras, nombres tan conocidos como Honolulú, en Hawaii, un auténtico paraíso natural, o Copacabana, todo un referente internacional de sol y playa ubicado en Brasil son otros de los lugares que podrían verse afectados, según los datos de este estudio. En nuestras antípodas, Queensland, en la costa australiana y uno de los centros de referencia mundial de surf, también forma parte de esta lista negra afectada por factores importantes como el cambio climático, la erosión y la subida del mar.

¿Se podría frenar?

A pesar de las conclusiones tan alarmantes que se extraen de este estudio, el Joint Research Centre trata de enviar un mensaje esperanzador e indica que se trata de predicciones y que en la mano del hombre quedaría la palabra final para la supervivencia de estos espacios naturales tan importantes para el planeta Tierra. Si se consiguen reducir la emisión de gases de efecto invernadero se podría revertir gran parte de la situación actual y, en el mejor de los casos, salvar estas joyas naturales.

Controlar el turismo en estos núcleos afectados y poner en marcha políticas de protección medioambiental son otros de los asuntos que estarían en mano del hombre, el gran enemigo de la Naturaleza, y que podrían ayudar a evitar las consecuencias climáticas contempladas en este estudio. La comparación de las imágenes por satélite tomadas durante treinta años y utilizadas en este estudio dejan en evidencia el desgaste que está sufriendo el planeta y la clara necesidad de actuar ya.