Menú Buscar
Bosque de árboles talados por los humanos / CREATIVE COMMONS

Comprobado: el ser humano está devastando la Tierra

Aunque representamos solo un 0,01% de la biomasa del planeta, destruímos al 83% de todos los mamíferos silvestres

3 min

A pesar de las 7.600 millones de personas que pueblan la Tierra, el ser humano no es más que una minúscula parte de materia en todo el planeta, representando únicamente el 0,01%. Sin embargo, el instinto destructor que parece estar grabado en el ADN de la humanidad ha provocado la desaparición de más del 80% de los mamíferos y la mitad de las plantas. Así lo ha reflejado un reciente estudio titulado "La distribución de la biomasa en la Tierra", publicado esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Para la preparación del informe, los profesores Yinin M. Bar-On, Rob Phillips y Ron Milo han estudiado un censo de 550 gigatoneladas de carbono de biomasa distribuida entre los cinco grandes reinos de seres vivos que pueblan la Tierra. Este análisis es de tal magnitud que se ha convertido ya en la primera gran estimación del total de biomasa existente en nuestro planeta. De los resultados extraídos, las plantas representan el 82% de toda la materia, convirtiéndose en la principal fuente de vida; en segundo lugar, se encuentran las bacterias con el 13% de la biomasa y en último lugar los hongos y animales, al que pertenecemos los humanos, con tan solo un 5%.

Un ser destructor

El ser humano ha arrasado con un 83% de los mamíferos silvestres mediante la destrucción de su hábitat natural a causa de diversas actividades, principalmente agrariasganaderas, e industriales y de reducir a la mitad la cantidad de biomasa de las plantas. En este contexto, uno de los datos más curiosos se refiere a las aves, puesto que tal y como revela el estudio, el 70% de las aves del planeta son hoy aves de corral, destinadas a nuestro consumo, mientras que solo el 30% son salvajes. “Esto resulta impactante. En los filmes de vida salvaje vemos bandadas de pájaros de toda clase, en vastas cantidades, pero cuando miramos los análisis apreciamos que es mucho mayor la cantidad de aves domésticas”, destacó Milo.

Ante estas conclusiones, aseguró también el profesor, "nuestras elecciones dietéticas tienen un gran efecto en los hábitats de los animales, las plantas y otros organismos”, y por ello, concienciarnos al respecto es tan solo el primer paso para favorecer la convivencia en un planeta en el que debemos recordar, no vivimos solos.