Menú Buscar
Una mujer que se acuesta en la cama para descansar mejor / UNSPLASH - BRUCE MARS

¿Cómo descansar mejor? Esta guía ofrece algunos de los mejores consejos

Uno de los pilares fundamentales para el buen descanso reside en dormir al menos siete horas diarias

Juan Antonio Marín
5 min

Trabajo, actividad física y un sinfín de tareas que ocupan la rutina del día a día. Desde que arranca la jornada hasta que finaliza, el cuerpo debe de estar en las condiciones óptimas para cumplir con el mejor rendimiento posible. Para ello, es necesario adquirir una serie de buenos hábitos que ayuden a alcanzar ese grado de plenitud. La alimentación, el deporte y, sobre todo, un buen descanso representan la base principal.

En este último caso, muchas personas no consiguen cumplir el objetivo. No dormir correctamente puede desencadenar una serie de consecuencias nocivas para el ser humano. Hay una serie de pautas que hay que cumplir para llegar al descanso que cada organismo necesita. En numerosas ocasiones el trasnochar o no cumplir con las horas mínimas de sueño puede acabar mermando la productividad e incluso la salud individuo.

Un buen rato pegado a la almohada

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud ha comunicado que es preciso dormir un mínimo de seis horas. Aunque lo ideal se sitúa un poco por encima de este intervalo, la persona podría cumplir correctamente en lo que a la actividad respecta. Estas sucesivas faltas de descanso pueden desembocar en una serie de trastornos relacionados con otras funciones vitales del cuerpo.

No dormir las horas mínimas puede causar problemas gástricos e intestinales. El malestar originado en la parte del abdomen puede estar motivado por una falta considerable de descanso. Al igual que ocurre con las complicaciones digestivas, puede suceder con otras situaciones molestas como el dolor de cabeza o las náuseas. Todo esto puede desembocar en un desequilibrio del sistema. 

Culpables del insomnio y la falta de sueño

Muchas veces son algunos trastornos los que pueden provocar la falta de sueño. Entre los más comunes se encuentra la ansiedad, de hecho uno de sus principales síntomas es la imposibilidad de conciliar el sueño. Para solucionar esta situación es necesario recurrir a la ayuda de un profesional o algún método capaz de paliar sus terribles consecuencias. La apnea del sueño suele ser otro de los trastornos del sueño más comunes.

Una mujer que se acuesta en la cama para descansar mejor / UNSPLASH - GREGORY PAPPAS
Una mujer que se acuesta en la cama para descansar mejor / UNSPLASH - GREGORY PAPPAS

Lo que consigue esta patología es interrumpir el tiempo de descanso, ya que las vías respiratorias se obstruyen. En numerosos casos, también se dan episodios de somnolencia durante el resto del día, donde no es común estar reposando en la cama. Para este supuesto sí que resultaría imprescindible la intervención médica para poder frenarla.

Contar con un buen equipamiento

Otra de las necesidades básicas para favorecer un buen descanso es contar con el colchón y la almohada idóneos. Si estos dos elementos no proporcionan la comodidad adecuada, pueden convertirse en un factor de riesgo para su salud. Contar con el material apropiado salvará situaciones de verdadero malestar. Un malestar reflejado en contracturas, dolores de cabeza y de espalda.

Los colchones y las almohadas viscoelásticas representan una de las mejores opciones para mejorar el descanso. Cuando la persona apoya su cuerpo sobre esto dos elementos, el material viscoelástico se moldea para así conseguir la forma idónea con respecto al individuo. El cuidado de los colchones y las almohadas resulta vital con el fin de evitar que se deforme o deteriore, dejando de cumplir con sus funciones vitales.

No llegar tarde a la cita con la cama

La organización se antoja indispensable para poder llevar disfrutar de una jornada sin estrés ni complicaciones. Con el sueño ocurre exactamente lo mismo. Una variación en las franjas horarias puede echar por tierra el bienestar del que disfruta el organismo. Es muy importante contar con una rutina estricta a lo largo de la semana.

Si la hora de despertarse se extiende en el tiempo, también puede verse afectado el descanso. Al levantarse más tarde se están modificando considerablemente los patrones, por lo que el momento de irse a la cama al día siguiente también puede prolongarse unos minutos más. Por eso es importante mantener una regularidad horaria.