Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Escena de la película 'Blancanieves' / EP

Críticas a la atracción de Blancanieves de Disneyland por mostrar un beso no consensuado

Los usuarios estallan contra el parque temático por no actualizar el recorrido a la actualidad

2 min

El parque temático Disneyland Resort de California (Estados Unidos) ha recibido muchas críticas por parte de los asistentes después de renovar su atracción dedicada a la película de Blancanieves. Desde Disney han decidido modificarla de La escalofriante aventura de Blancanives a El deseo encantado de Blancanieves.

Sin embargo, los usuarios que han visitado la atracción se han sentido decepcionados con la actualización. El parque se ha llenado de críticas de personas que consideran que el beso del final del recorrido no es consensuado ya que, igual que en la película, en ese momento Blancanieves se encuentra inconsciente.

Actualización

Los visitantes consideran que el recorrido debería haberse actualizado a las normas sociales que imperan en la actualidad, ya que en la década de 1930, cuando se estrenó la la cinta de dibujos de Disney, no se hablaba tanto de temas como el acoso ni se tenía tanta conciencia.

Las críticas de parques temáticos de SFGate, Katie Dowd y Julie Tremaine, han denunciado que no se debería confundir el beso como un acto heroico de salvaci´on: “El beso que él la da sin su consentimiento, mientras ella duerme, no puede ser amor verdadero, ya que no sabe lo que está sucediendo”. 

Críticas

"¿No hemos acordado que el consentimiento en las primeras películas de Disney es un problema importante?", añaden las críticas. Según ellas, con esto se enseñaría a los niños que está bien besar a otra persona aunque la otra parte no haya aceptado.

No obstante, otros usuarios han defendido la atracción. El jugador de los New York Rangers, Matt Traynor, ha opinado del tema en su perfil de Twitter: “Blancanieves es un personaje ficticio que vuelve a la vida gracias a un beso de su futuro esposo. Estáis llevando demasiado lejos esto, y conseguís que los incrédulos piensen que se trata de un problema real”.