Menú Buscar
Caldera de gas / UNPLASH

¿Quieres sobrevivir a una intoxicación de tu caldera? Apúntate estos consejos

Algunos de los pasos a seguir por el gobierno catalán, para evitar sustos con el monóxido de carbono

Juan Antonio Marín
3 min

Con la llegada del frío es usual que en los hogares ya se vayan poniendo en marcha los distintos aparatos de calefacción. En algunas de las casas ya se opta por métodos más modernos aunque también hay un gran número que sigue utilizando métodos clásicos como el brasero de ascuas o lumbres que realizan la combustión con elementos de madera o carbón.

Una mala combustión o un deficiente estado de los aparatos de calefacción pueden provocar serios problemas en la salud de las personas. Todos los años surgen nuevos casos de intoxicados por inhalación de monóxido de carbono, un gas que se desprende cuando la ignición de combustibles; como la madera, el carbón o el petróleo, no se termina de realizar de la forma correcta. La Generalitat aporta una serie de consejos para prevenir estos accidentes.

Una revisión a tiempo

Este tipo de gas produce efectos de gravedad, ya que cuando se inhala impide que las células puedan transportar el oxígeno necesario al cerebro. Algunas veces se queda en un simple susto pero en otras ocasiones acaba produciendo desenlaces fatídicos. Al ser incoloro e inodoro es muy difícil de detectar, por eso es de vital importancia garantizar el correcto funcionamiento de los sistemas de calefacción.

Una incorrecta instalación de esos sistemas constituye uno de los factores decisivos a la hora de producirse este tipo de accidentes domésticos. Es importante revisar que calentadores o calderas estén correctamente montados. El color de las llamas también puede indicar que algo no va bien. Estas deben ser azules y estables. Si pasan a un colorido naranja o marrón la combustión se está llevando a cabo de una forma incorrecta.

Detección y solución

Si se logra detectar una intoxicación por monóxido de carbono lo más importante es abrir todas las ventanas y aberturas que den al exterior además de no exponer a la persona afectada sobre la fuente del daño.

Los síntomas de este tipo de intoxicación suelen ser similares a los de muchas enfermedades comunes. Náuseas, dolor de estómago o cansancio forman parte la variedad de indicios. Si al salir al exterior se produce un alivio es probable que dentro de la casa haya un  incorrecto funcionamiento de los aparatos.