Menú Buscar
Detalle de un ojo, en referencia a la última ilusión óptica viral, los colores que desaparecen / CG

Colores que desaparecen al mirarlos, la última ilusión óptica viral

Las imágenes con colores pastel que desaparecen tras mirar fijamente son la nueva sensación en internet

3 min

Internet y las redes sociales están llenas de ilusiones ópticas que se han viralizado por lo sorprendentes que pueden llegar a ser. Ejemplo de ello es el clásico vestido que para unas personas era de un color y para otras parecía de un color diferente. Los mecanismos del cerebro y la vista no dejan de sorprender y vuelven a hacer magia con una nueva ilusión óptica viral.

En esta ocasión, los colores en tonos pastel de una imagen comienzan a desaparecer cuando se observa fijamente el centro de la misma. Si no estás convencido, pruébalo tu mismo con la imagen que mostramos a continuación. Relaja la vista y mira fijamente al centro de la fotografía entre 10 y 20 segundos, evitando desviar la mirada hacia las esquinas u otros lugares de la imagen. En cuestión de segundos podrás observar como estos colores se funden en blanco.

This picture will fade away if you stare at it (may take a minute) from r/woahdude

Ilusión óptica /Reddit

El Efecto Troxler

Puede haber escépticos que piensen que se trata de un GIF, una imagen en movimiento, pero nada de eso. Es una ilusión óptica consecuencia del cerebro conocida como el Efecto Troxler. Recibe este nombre por el físico suizo Ignaz Paul Vital Troxler, quien hace más de 200 años descubrió que había objetos y colores que se desvanecían ante los ojos.

Elaboró entonces una hipótesis en la que afirmaba que cuando los ojos de una persona se concentran en un estímulo que no cambia por un largo período de tiempo, los detalles que se perciben con la visión periférica comienzan a desvanecerse, especialmente si estos son borrosos o tienen poco contraste.

Según un estudio científico del año 2014, esto ocurre por la capacidad del cerebro para adaptarse a nuevos estímulos con todos los sentidos y descartar aquellos que se consideran poco amenazantes. Por ejemplo, cuando una persona se pone una prenda de ropa, al principio la siente sobre la piel pero al cabo de unos instantes está sensación desaparece. El cerebro es capaz de percibir qué estímulos pueden ser ignorados.