Menú Buscar
Christian Whiteley-Mason con su examen de conducir aprobado / CHRISTIAN WHITELEY-MASON - FACEBOOK

Un hombre obtiene el carné de conducir tras 25 años intentándolo

10.000 libras, 14 profesores de autoescuela y 33 intentos después, Christian Whiteley-Mason por fin tiene el carné de conducir en el bolsillo

3 min

Sacarse el carné de conducir es relativamente sencillo para unos, pero una pesadilla para otros. En este segundo grupo encontramos a Christian Whiteley-Mason, el último de una larga lista de personas que han tenido muchos problemas para aprobar el examen pero que finalmente lo han logrado. Aunque hayan tenido que pasar 25 años para ver como se cumplía su objetivo…

Christian Whiteley-Mason ha necesitado 85 clases prácticas, 14 profesores de autoescuela distintos, 33 intentos de examen y alrededor de 10.000 libras (unos 1.500 euros) para obtener su carné de conducir. “No me puedo creer que finalmente lo haya logrado después de todos estos años. ¡Todavía estoy en estado de shock!”, confesó al diario The Mirror, donde ha contado su peculiar historia.

"Eres un accidente a punto de suceder"

Este ciudadano británico de 42 años hizo su primer intento en 1992, antes de que el examen teórico fuera introducido en el proceso de sacarse el carné de conducir, pero tras acumular una serie de suspensos decidió abandonar. Incluso su marido Darren se mofó de él entonces: "Eres un accidente a punto de suceder", le decía.

Después de sus primeras 56 clases prácticas, su primer profesor de autoescuela le recomendó que se diera por vencido: "Nunca aprobarás". Y eso pareció que iba a suceder cuando en 2003, tras haber suspendido ya 32 veces, Christian decidió tirar la toalla. Al cumplir los 40 años decidió probar suerte de nuevo, aunque tras recibir más clases no llegó a presentarse al examen. Sin embargo, su trabajo le exigía viajar cada vez más, algo que se volvía muy complicado sin tener carné de conducir.

Christian, un orgulloso nuevo conductor

"Tenía que usar taxis o confiar en otras personas y me estaba costando una fortuna. Así que en enero decidí que iba a ir a por todas", relató. “Todo el mundo se reía de mí y decía que no lo iba a conseguir, que me cansaría de intentarlo otra vez. Pero estaba decidido. Y no sólo aprobé a la primera, sino que lo hice únicamente con tres errores leves. ¡Estoy tan orgulloso de mí!”.

Christian Whiteley-Mason confesó que “para ser honestos, esto ha cambiado mi vida”, ya que ahora dice sentirse con motivación para conseguir todo lo que se proponga. “Esto es lo único que me quedaba por hacer”, apuntó a la vez que quiso recordar su lema: “Nunca dejes de creer”.